• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Madonna, Adele y Sting defienden a las Pussy Riot

La cantante Adele, durante su llegada a la alfombra roja | Agencias

La cantante Adele, durante su llegada a la alfombra roja | Agencias

En una carta abierta dirigida a las dos integrantes del grupo punk rock ruso, Maria Alejina, de 25 años, y Nadejda Tolokonikova, de 23 años, estos célebres músicos expresaron su apoyo y denunciaron un "juicio terriblemente injusto"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más de 100 artistas de renombre internacional, entre los que figuran Madonna, Adele, Elton John y Bryan Adams, lanzaron este lunes una llamada en favor de la liberación de dos miembros de la banda feminista rusa Pussy Riot, encarceladas por una actuación de protesta contra el Gobierno de su país.

Entre los músicos famosos que firmaron esta petición auspiciada por Amnistía Internacional constan también los nombres de artistas como Joan Baez, Björk, Bono, Tracy Chapman, The Clash, Peter Gabriel, PJ Harvey, Billy Joel, Angelique Kidjo, Mark Knopfler, Annie Lennox, Massive Attack, Alanis Morissette, Youssou N'Dour, Yoko Ono, Radiohead, Patti Smith, Bruce Springsteen y Sting.

En una carta abierta dirigida a las dos integrantes del grupo punk rock ruso, Maria Alejina, de 25 años, y Nadejda Tolokonikova, de 23 años, estos célebres músicos expresaron su apoyo y denunciaron un "juicio terriblemente injusto". "Aunque entendemos que una acción de protesta realizada en un lugar de culto puede provocar la indignación, pedimos a las autoridades rusas que revisen las severas penas pronunciadas, con el fin de que (las dos mujeres) puedan reunirse con sus hijos y familiares", añaden los artistas. "Su fuerza, valentía y determinación son una fuente de inspiración para todos nosotros", concluye la carta.

Este llamamiento se hizo público unos días antes de la audiencia de apelación, que tendrá lugar esta semana, y que podría concluir con una eventual liberación de las dos Pussy Riot. Maria Alejina y Nadejda Tolokonnikova fueron arrestadas en febrero 2012 por haber cantado una oración contra Vladimir Putin en una catedral de Moscú. Las jóvenes querían denunciar una colusión entre la iglesia ortodoxa y el poder político.

En agosto 2012, las dos mujeres fueron condenadas a dos años de campo de trabajo. Una tercera integrante, que también fue condenada, fue puesta en libertad condicional. Desde ese entonces, el grupo se convirtió en un símbolo de la oposición contra el régimen de Putin, que regresó al Kremlin en mayo de 2012.