• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Cantos y recuerdos reaniman un circo en decadencia

El montaje fusiona la música con la actuación en un ambiente polvoriento | FOTO Cortesía Jhonatan Contreras

El montaje fusiona la música con la actuación en un ambiente polvoriento | FOTO Cortesía Jhonatan Contreras

Miguel Issa y su grupo de bailarines traen de nuevo a la escena El mistral, una revista musical que evoca lugares y sentimientos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mistral es un viento seco, violento, angustioso. Sus brazos fríos alborotan la atmósfera y tras su visita las personas no son las mismas. Es también un personaje más en la historia que tiene como escenario un circo en decadencia. En él un grupo de seres, entre bailes y recuerdos, hablan de la vida y la cultura.

La pieza musical, creada y dirigida por Miguel Issa y escenificada por la compañía Dramo hace una década, regresó a las tablas. Hoy y mañana se presentará en el Teatro Nacional, luego de haber ofrecido dos funciones en el Teatro Principal de Caracas.

La idea de llevar a escena el montaje de El mistral surgió luego de un período de estudios en Francia, recuerda Issa. “Haber estado en París me permitió vivir en una ciudad que tiene las cuatro estaciones, cosa que para mí fue sumamente atractivo y lo disfruté. Ser espectador de una cotidianidad tan distinta, de cómo el comportamiento de la gente cambiaba con la luz, con el frío, el calor, me quedó en el imaginario. Cuando regresé comencé a trabajar sobre improvisaciones, sensaciones mías y de los bailarines. El deseo de volver a llevar la pieza a la escena surgió de ellos mismos. Ha sido un gran reencuentro. Ellos entregan el alma, la vida”; dice sobre una obra que, asegura, permanece igual a la que se estrenó en 2003 y para la que se han reforzado las interpretaciones.

En una combinación de ópera, danza y teatro, los seres se reúnen en un espacio que ha sido sepultado por el olvido. El mistral aparece como un personaje travesti y los reactiva. Inicia, entonces, un viaje como dibujado por postales: los lugares se convierten en celebraciones, tristezas y ambientes en una especie de revista musical. Así las culturas del viejo y el nuevo continente se entremezclan y dan vida a un mundo aparte, creado entre evocaciones y anhelos. Los elementos que intervienen en el montaje van determinados por una estética que recuerda lo viejo, el pasado, lo perdido.

“Los personajes están y no están. Cada uno ofrece al público lo que es, cada quien tiene una habilidad”, agrega el director sobre una pieza que cuenta con las actuaciones de Carla Barqueró, Rafael Gil, Nadescha Makagonow, María Jesús Mendible, Juan Solórzano, Margarita Morales, Kevin Jorges, Pastor Oviedo, Carolina Petit, Delbis Cardona, Eliana Santander y Gabriel Agüero, entre otros. La banda sonora incluye composiciones de Goran Bregovic, Ekrem y Gipsy Groovz, el violinista italiano G. B. Pergolesi y melodías populares francesas.

Trabajar de nuevo esta pieza, luego de diez años, es para Issa una indagación personal y emotiva en su vida como artista y en la de los bailarines que integran Dramo; además de que le permite revivir su estancia en Francia: “Se remueven muchas cosas bonitas. Para mí la creación es un acto de sanación, mi protección, mi vida. Es refugiarme en lo que más amo y lo que tengo más seguro, que es el arte”.


El mistral

Teatro Nacional, esquina Miracielos con Cipreses, parroquia Santa Teresa

Funciones: hoy y mañana, 6:00 pm

Entrada: 20 bolívares