• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Luisa Torrealba: “La educación en medios es mandato constitucional”

La docente señala la necesidad de una política pública de comunicación | Foto Leonardo Guzmán

La docente señala la necesidad de una política pública de comunicación | Foto Leonardo Guzmán

La especialista explica que la enseñanza para la aproximación crítica a los medios está estipulada en la carta magna, la Lopna y la Ley Resorteme y advierte que no existe una estructura estatal para formar a los docentes en esa área

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luisa Torrealba, investigadora de los campos de comunicación política y políticas de la comunicación y coordinadora de la Maestría en Comunicación Social del Ininco, afirma que la educación para el uso de los medios es un área que no se ha explorado en el país, aunque sí está regulada en las leyes.

Señala que la importancia de esa especialización radica en la formación de ciudadanos críticos ante los mensajes transmitidos a través de la prensa, la radio y la televisión y sostiene que ello debería ser una política pública articulada entre el Estado y la ciudadanía.

Torrealba indica que para iniciar el proceso es necesaria la formación de docentes. Destacó que en el país existe un único posgrado dedicado a especializar a educadores y comunicadores en la utilización de los medios como herramientas de enseñanza.

—¿Qué se puede entender como uso educativo de los medios?
—Cuando hablamos del uso educativo de los medios hablamos de educación mediática, que es un área pedagógica que tiene varios objetivos. El primero es enseñar a los niños, niñas y adolescentes el lenguaje televisivo, radiofónico, fotográfico, cinematográfico y el de los medios impresos. Que conozcan cómo se manejan, en qué consisten, para que puedan desarrollar la capacidad para comprender mejor los mensajes. Además, que tengan una actitud reflexiva y crítica con respecto al contenido y que puedan aprender a apropiarse de las herramientas que ofrecen los medios y convertirse en creadores.

—¿Cuáles serían ejemplos de educación mediática?
—Existen ejemplos muy interesantes. En Argentina hay una experiencia de cine en el aula, en la que se le enseña a niños de entre 6 y 10 años cómo hacer cine: desde escribir un guión hasta el manejo de una cámara. Eso está vinculado con las distintas áreas de formación; por ejemplo, si el objetivo es enseñar valores ellos escriben y recrean escenas en las que puedan ver el uso del respeto, del amor y de la solidaridad.

—Ello requiere capacitación docente. ¿Cómo enseñar a un maestro a aprovechar esas herramientas dentro de los salones?
—Sí, ¿pero cómo incorporamos la enseñanza de la educación para medios si no formamos a los educadores? En Venezuela únicamente hay un curso de posgrado, en la UCV, que se especializa en formar a comunicadores y educadores en el uso creativo y educativo de los medios. No ha habido un esfuerzo para promover que existan cursos de cuarto nivel, no ha habido un programa de promoción para la formación continua de los educadores en esta herramienta tan valiosa con la que se puede enseñar hasta matemáticas. Es importante que se rompa la concepción de los años sesenta de la teleeducación, que implicaba replicar el modelo educativo del aula en los medios, aunque haya experiencias muy exitosas y maravillosas como la Radio Fe y Alegría.

—¿Debe ser esto una política de Estado?
—Sí, y debe ser desarrollada de forma integral con la participación de la ciudadanía. Lo contrario, cualquier iniciativa en la que no se considera al ciudadano, es simplemente una estrategia gubernamental que responde a intereses partidistas. Una política pública correctamente formulada integra a todos los sectores: educadores, madres, representantes, los propios niños y adolescentes, la academia y los legisladores. La primera fase debe ser un diagnóstico de la realidad y luego el diseño de las estrategias para atacar los problemas. Las políticas públicas comprenden el desarrollo del marco normativo, como el establecimiento de instituciones. En este caso deben involucrar a los medios de comunicación.

—¿Existe un marco legal que regule la educación en medios?
—La educación en medios es mandato constitucional; de hecho, los artículos 108 y 110 de la carta magna hablan de su importancia. El artículo 68 de la Lopna se refiere al derecho a la información de los niños, niñas y adolescentes y el artículo 69 establece que la educación crítica para los medios debe ser incorporada en los programas de las asignaturas obligatorias. La Ley Resorteme, en su artículo 9, señala el deber que tiene el Estado de incorporar en el sistema educativo unidades de información para desarrollar la comprensión y el análisis crítico de los medios. Al estar establecido en una ley y además ser mandato constitucional, debe ser de obligatorio cumplimiento.

—¿Y eso se hace en el país?
—No. Muchas veces se crean leyes que pueden ser maravillosas pero, como no forman parte de una verdadera política pública estructurada, sistemática, con una visión de largo plazo, no se aplican. No hay expertos ni instituciones que ejecuten. Tampoco se hace una revisión de los programas de estudios para incorporar esta herramienta. Eso es una gran debilidad.