• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Liu Bolin es el hombre invisible

Liu Bolin | Cortesía Galería Freites

Liu Bolin | Cortesía Galería Freites

El artista de origen asiático presenta una serie de 20 fotografías en las que logra camuflarse con el entorno urbano, desde la Muralla China hasta la Zona Cero de Nueva York. La pérdida de la individualidad, las ciudades y la protesta política han sido sus temas en los últimos 10 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Liu Bolin perfeccionó su capacidad de hacerse invisible en 2005, cuando el Gobierno chino decidió destruir la ciudad de Suo Jia Cun, en la que vivían y trabajaban más de un centenar de creadores. La protesta tomó forma en una serie de fotografías tituladas Escondido en la ciudad, en las que su cuerpo se mimetiza con las ruinas.

Bolin aparecía y desaparecía entre escombros, ladrillos, pilas de carbón, un tren y una aplanadora. Las imágenes le han dado la vuelta al mundo y lo llevaron a convertirse en un perseguido político, pero también en uno de los artistas contemporáneos más influyentes. Una selección de 20 de sus obras se exhibirá a partir de mañana en Caracas.

Esta es la segunda individual de Bolin en el país. Su trabajo había sido expuesto en 2010, en el Museo de Bellas Artes, en el marco del Festival Mundial de Arte Corporal. En esta ocasión, en la galería Freites no sólo se podrán apreciar las primeras piezas –consideradas las más emblemáticas– sino también su producción reciente, que muestra su humanidad camuflada entre marcas de moda, vestidos de alta costura, objetos producidos en serie y, por supuesto, la llamada Ciudad Prohibida.

El creador aseguró en una entrevista que le interesa trabajar el concepto de individualidad. “Quiero mostrar cómo el entorno urbano afecta a la gente que vive en las ciudades. La inspiración de mi obra es la sensación de no encajar en la sociedad moderna, era una protesta silenciosa contra la persecución de los artistas”, dijo a la publicación UK’s Mail Online.

Bolin se ha mimetizado con la Muralla China, con osos panda de peluche, con la Zona Cero de Nueva York y con creaciones de Valentino. “Si bien muchas personas conocen trabajos como Bulldozer (aplanadora), hay que decir que el discurso de este artista ha continuado desarrollándose de manera consistente. Ahora trabaja con la moda y los objetos, pero sigue habiendo una definición política en su trabajo, que denuncia cómo el individuo pierde sus límites, desaparece ante el deseo de poseer, que es lo que define a mucha gente”, indica la investigadora María Luz Cárdenas.

La curadora destaca el complejo tratamiento pictórico y el estudio preciso de las poses y del entorno que lleva a cabo Bolin para poder mimetizarse con él. También valora su capacidad para integrar en una sola propuesta diversas técnicas y disciplinas artísticas como la instalación, el arte urbano y el arte corporal. No en balde el artista cuenta con una formación académica como escultor.

La intención de la muestra es dar a conocer la obra del creador chino en el país. A juicio de Cárdenas, no sólo debe ser apreciada por su impecable factura técnica, sino también en su dimensión conceptual, muy acorde con el momento actual. “En Venezuela vivimos una arremetida de lo urbano, de lo político, una compleja situación social que nos invade. En ese sentido, Bolin es un artista que nos es cercano porque parte de una idea muy sencilla para reflejar cómo existen situaciones que nos envuelven. Todos hemos perdido la individualidad y eso nos lleva a identificarnos con sus obras”.