• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Luis Brito desnuda la transmutación de Lindsay Kemp

“Son seres que se transmutan, que adquieren otra personalidad que posiblemente tenga algo de ellos. Se maquillan para convertirse en algo más | Foto: Manuel Sardá

“Son seres que se transmutan, que adquieren otra personalidad que posiblemente tenga algo de ellos. Se maquillan para convertirse en algo más | Foto: Manuel Sardá

Desde el jueves, la galería Artepuy de Las Mercedes exhibe las imágenes del bailarín y coreógrafo británico que tomó el fotógrafo en el camerino de un teatro italiano, en la década de los ochenta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Luis Brito siempre le han seducido las historias humanas, el mundo interior de las personas, sus tormentos y transmutaciones. Su profesión como fotógrafo le ha permitido adentrarse en esos recovecos, particularmente en los relacionados con las artes, pues allí se ha movido como un pez en el agua.

Cuando conoció al bailarín británico Lindsay Kemp en la década de los sesenta, a propósito de una participación del artista en el Festival Internacional de Teatro de Caracas, supo que era un personaje que le interesaba por sus transfiguraciones. En esa oportunidad, sin embargo, se limitó a retratarlo para la revista Escena que dirigía Pablo Antillano. 

Años después, Kemp regresó a Venezuela e impresionado por las imágenes que le tomó, quiso conocerlo. Fue imposible el encuentro en Caracas porque Brito se había ido a Italia para estudiar cine. La reunión se dio finalmente en Roma. Allí, entre conversaciones amenas, surgió la propuesta de fotografiarlo nuevamente, pero esta vez en la intimidad del camerino.

El fotógrafo fue el invitado entonces de la antesala de una función de teatro. Se mimetizó entre los bailarines, los actores y su proceso de preparación. Esas imágenes después de más de tres décadas las exhibe desde el jueves en la galería Artepuy.

A pesar del tiempo las fotografías tienen un valor imperecedero. Son testimonio de la transformación de los artistas antes de salir al escenario, de la entrega de su alma y de su cuerpo para interpretar a otros personajes. En el recorrido de la muestra hay imágenes en primer plano de rostros maquillados como una especie de arlequines. Unas en blanco y negro, dramáticas, oscuras; otras se presentan a color.

En unas fotos Kemp pinta a sus compañeros. Delinea sus ojos, como los de él, los cuales fueron inmortalizados por el lente de Luis Brito en una imagen que realza la textura de su piel y la melancolía de su mirada enmarcada por una gruesa sombra negra.

“Hablan de un hombre que se transforma, más allá del travestismo o del espectáculo drag queen, es un artista que explora, que escudriña en la feminidad. No se ve el hombre que quiere ser mujer, que simula ser mujer; se observa a un artista que quiere sumergirse en el mundo femenino”, escribió el comunicador social Golcar Rojas en el texto de la exposición.

Ése precisamente, afirma Brito, era el sentido del registro de la vida del camerino. “Son seres que se transmutan, que adquieren otra personalidad que posiblemente tenga algo de ellos. Se maquillan para convertirse en algo más, que es lo que van a representar en el escenario”.

Para captar el ambiente completo, el fotógrafo trabajó con un lente de 24 mm. “Todas mis muestras las he trabajado con 35 mm, pero en esa oportunidad sabía que iba a estar en un espacio pequeño y quería algo que me permitiera captar todo. Posiblemente se pueda deformar, pero ves la imagen y más bien se maximiza el rostro, los gestos de las personas”, señala Brito, que el próximo año llevará esta exposición a una galería en España. 

Lindsay Kemp.Una noche en el camerino

Galería Artepuy, Las Mercedes

Horario: lunes a viernes, de 10:00 am a 7:00 pm; sábado, de 10:00 am a 4:00 pm; domingo, de 11:00 am a 2:00 pm.