• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Lihie Talmor explora qué significa el lugar

Lihie Talmor, artista plástico | Manuel Sardá

Lihie Talmor, artista plástico | Manuel Sardá

La artista venezolano-israelí presenta Makom. La muestra, curada por María Elena Ramos, reúne cerca de 50 obras, entre fotografías, litografías y grabados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Makom es el título de la exhibición más reciente de la artista venezolano-israelí Lihie Talmor, que podrá ser vista por el público a partir de mañana en la galería G Siete del Centro de Arte Los Galpones.

La muestra reúne cerca de 50 obras, entre fotografías, litografías y grabados, en las que explora el significado del lugar desde la reproducción y la imaginación.

El nombre de la exposición responde, precisamente, a la búsqueda que se planteó Talmor en las piezas. La palabra Makom significa lugar en hebreo, y uno de los nombres de Dios en esa lengua es lugar.

María Elena Ramos, curadora de la exhibición, explica que la artista trabaja con tres tipos de lugares: “La naturaleza como el lugar de Dios, en el sentido de mundo dado; las arquitecturas, construcciones del hombre, fundadas por él pero también por él derruidas o abandonadas; y la fotografía y el grabado como soportes del lenguaje, lugares de la representación”. Añade que, para tratar la idea de lugar, Talmor realiza tres acciones: descubrir, reproducir y construir.

Las piezas que integran Makom son producto de un viaje a la India, a la región de Ladakh, situada al norte de ese país, donde la creadora retrató los paisajes que vio en su recorrido. A partir de las fotografías trabajó las litografías y los grabados. Las imágenes que muestra son paisajes que imaginaba de niña como escenarios bíblicos; así, juntó la visión infantil con la del presente, marcada por su especial lugar de enunciación: Talmor es una viajera que descubre el lugar en el momento.

¿Qué encuadre hacer? ¿Qué enfocar? ¿Qué fragmentar? ¿Qué reconstruir? La obras que reúne Makom parten, por un lado, de esas decisiones, motivadas por una búsqueda, una necesidad inherente a Talmor, a su origen, a su cultura, a sus vivencias, a sus recuerdos, a su vida nómada. Ante esa condición de errante la memoria se convierte en necesidad y equilibrio, que caracterizan su labor creativa.

En la muestra dialogan fotografías, litografías y grabados como posibilidad expresiva y como formas de presentar un mismo tema, una misma idea, varias visiones de un mismo asunto. Talmor no interviene las fotos, siempre conserva el encuadre y busca hacer una toma abierta y cerrada de lo que capta con el lente. Los soportes y técnicas que utiliza le permiten trabajar con la textura, los planos, los fragmentos y la inversión de la imagen. Y también le dan la posibilidad de experimentar con el paso de lo fotográfico a lo gráfico: de la toma de la cámara a la plancha metálica, a la lámina fotográfica o a la estampa sobre el papel.