• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Libros digitales seducen a los usuarios de teléfonos inteligentes

Más de 11 millones de personas en el país tienen dispositivos móviles inteligentes | Foto EFE / Archivo

Más de 11 millones de personas en el país tienen dispositivos móviles inteligentes | Foto EFE / Archivo

Aunque el formato físico sigue siendo el preferido para la lectura, los impulsores de la tecnología 2.0 destacan la comodidad de las obras digitales y su bajo precio. Además, aseguran, las regalías de los autores serían superiores a las que reciben normalmente por sus novelas, poemarios, ensayos y manuales impresos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El libro digital está dejando de ser un fenómeno foráneo. Aunque hasta ahora son pocas las iniciativas, hay quienes impulsan proyectos para que en Venezuela autores nacionales y extranjeros sean leídos en tabletas, computadoras y teléfonos.

Existen razones para hacerlo. De acuerdo con cifras de Conatel, en el primer trimestre de 2015 el número de usuarios de los llamados teléfonos inteligentes aumentó a 11.613.531, un incremento de 25% con respecto al mismo período de 2014.

Son datos en aumento que no han sido omitidos. En abril del año pasado fue lanzada la aplicación Librero ETC, que permite la descarga mediante el pago en bolívares, el principal atractivo en un país con control de cambio. “Muchos no esperaban que algo así saliera, mucho menos en Venezuela”, dice Carlos Colmenares Gil, líder de esta propuesta que no ha incluido novedades desde mayo. “Buscamos patrocinios en otros países. El tema económico complica las cosas. En un par de meses esperamos tener todo resuelto”, afirma en referencia al plan que tienen, que incluye a Colombia y México como principales mercados.  

Desde el año pasado han bajado de la aplicación aproximadamente 8.000 libros. “Obviamente, los gratuitos son los más buscados. Puede haber libros de autores nacionales muy económicos, pero los de afuera pueden costar 10 veces más”, dice con respecto a los mecanismos para el pago de regalías a las compañías extranjeras con las que trabajan, como Anagrama y Siruela. Entre las obras nacionales se encuentras títulos de Libros El Nacional y Libros del Fuego. El catálogo es de aproximadamente 6.000 títulos.

Planeta Venezuela también ha dispuesto 35 obras para descarga a través de aplicaciones como Google Play Libros. Es una iniciativa que se coordina desde Colombia, por lo que el pago es en dólares.

Luzangelly Medina, coordinadora de medios digitales, indica que el libro digital es mucho más práctico. “La gente suele descargar recetarios y manuales, de fácil e inmediata consulta. También es tendencia mundial la adquisición por esta vía de obras eróticas. A la gente le da pena leerlas en público”.

Detalla que una de las ventajas para los autores son las regalías: “En digital pueden ser hasta de 25%, mientras que en impreso varían entre 5% y 10%. Hay una menor inversión porque no se paga impresión ni reimpresión. Por eso también son menos costosos”.

Cada aplicación brinda diferentes opciones. Algunas permiten resaltar, cambiar el tipo de fuente y aumentar el tamaño. Incluso, existe la posibilidad de que un texto sea leído en voz alta por el programa. “La competencia del libro digital no es el impreso, sino Facebook y Twitter”, añade Medina.

Nuevos proyectos. En noviembre también estará operativa Libros en un Click, una plataforma para venta y descarga de títulos de diversos sellos que se pagará en bolívares. Tiene la particularidad de que permitirá el préstamo de títulos y la autopublicación. La Fundación Polar también desarrolla un sistema similar para sus obras.  

Editorial Alfa prevé incursionar el próximo año. “Se hace imprescindible considerar esta opción en nuestro trabajo a mediano y largo plazo”, asegura el director de la compañía, Ulises Milla.

Al principio los libros se venderán a través de canales que funcionan en moneda extranjera. “Aunque se trata de una tendencia que va en aumento, la venta de libros digitales sigue siendo marginal”, señala.

En Estados Unidos, uno de los mercados más importantes, 15% de las ventas de libros en 2014 correspondió al formato electrónico, mientras que el año anterior fue de 12%, según un estudio de Nielsen Books & Consumers.

Porcentaje similar es el de España, donde el Centro de Investigaciones Sociológicas precisó en 2014 que solo 11,1% de los españoles leen libros digitales. Aproximadamente 79,7% lo hace en formato físico.   

Virginia Riquelme, profesora del módulo de Edición Digital del Diplomado de Edición de la Universidad Central de Venezuela, destaca el aumento del número de proyectos digitales que prevén desarrollar los alumnos. “Son personas muy jóvenes que ven esta posibilidad como la más factible. Quizás sea la señal de un camino que se abre”.

Menciona que hay empresas que han incluido en sus catálogos electrónicos a escritores venezolanos. “Hay que aplaudir esa iniciativa. Es una forma de que su obra sea conocida en el exterior”.