• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Librerías esperan reedición de clásicos de Monte Ávila

La sede de Monte Ávila Editores, antes ubicada en La Castellana, se encuentra en el Centro Simón Bolívar

La sede de Monte Ávila Editores, antes ubicada en La Castellana, se encuentra en el Centro Simón Bolívar

María Elena Rodríguez, directora de la editorial, asegura que aún quieren internacionalizar la institución

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El problema son las reediciones. Esa es una de las quejas constantes entre encargados de librerías privadas con respecto a los títulos de Monte Ávila Editores, que desde su fundación en 1968 suma aproximadamente 2.000 títulos publicados.

“De la distribución no me quejo. A veces se tardan más de lo debido, pero no hay mayores problemas. En Lugar Común solemos comprar los libros de poesía, que son buscados. Sin embargo, no hacen reimpresiones”, afirma Alberto Morreo.

Rodnei Casares, gerente de la librería Alejandría de Paseo Las Mercedes, asegura que cada vez son menos los textos del fondo que ofrecen. “Hay menor cantidad. Trabajamos con narrativa y poesía, pero las novedades están más enfocadas en el ensayo político. La gente sigue buscando los clásicos; pero si no se publican, se olvidan”, indica.

En Noctua de Centro Plaza hay menos cantidad que hace cinco años. “No hay política de reimpresiones, por lo que perdieron derechos para publicar a autores como Patrick Modiano, el premio Nobel de Literatura”, señala Andrés Boersner, que menciona a escritores como Leszek Kołakowski, Philippe Sollers y Claudio Magris, de quienes se publicaron algunas de sus obras en el país gracias al sello.

María Elena Rodríguez, quien desde este mes es directora ejecutiva de Monte Ávila Editores, reconoce que hay obras que no se pueden volver a publicar por los derechos. “Como todo contrato, se firman con tiempo de expiración.

Actualmente estamos evaluando cuáles son los autores que nos interesan”, afirma quien hasta diciembre fue coordinadora editorial. Carlos Noguera, presidente del sello, se encuentra de reposo desde hace varias semanas. “No ha renunciado. Solo está apartado del cargo por razones de salud”.

Rafael Arráiz Lucca, quien también estuvo al frente del organismo, asegura que a finales de los ochenta las cifras aumentaron de 30 títulos al año a 120. “Esto se mantuvo, grosso modo, hasta el año 2000”, dice. Sin embargo, recuerda que la internacionalización tuvo que postergarse en los noventa por problemas de presupuesto.

Con respecto a la producción actual, Rodríguez indica que el año pasado se publicaron 50 novedades y 20 reediciones. En 2013 se imprimieron 80 títulos.

En 1990, Katyna Henríquez fue asignada para representar a la editorial en México, país donde se quiso afianzar la presencia en el exterior. Allá estuvo tres años y lamenta que se hayan abandonado esos planes. Después fue una de las encargadas de la fundación del establecimiento de  Monte Ávila Editores en el Complejo Cultural Teresa Carreño, que ahora forma parte de la red Librerías del Sur. “Soy doliente. Se perdió hasta el logo. No entiendo cómo es que hasta desapareció prácticamente del mercado local”.

Rodríguez asegura que aún hay interés en retomar las actividades en otros países. “Pero la prioridad para el gobierno es satisfacer la necesidad interna de acceso a la lectura. Hemos logrado un grado de satisfacción necesaria con la red Librerías del Sur, los planes de lectura y las ferias”.