• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Leonardo Padrón: “Soy un activista de la esperanza”

Leonardo Padrón | Foto Manuel Sardá

Leonardo Padrón | Foto Manuel Sardá

Los textos de Se busca un país comenzaron a publicarse en El Nacional una semana antes de las elecciones presidenciales del 14 de abril de 2013 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fue el 7 de abril de 2013 que Leonardo Padrón comenzó a publicar quincenalmente sus crónicas en El Nacionalen la columna titulada “Todo en prosa”. Eran días de tensión. Una semana después se realizarían las elecciones presidenciales. Desde ese primer momento la protagonista de sus textos no ha sido otra que Venezuela y todo lo que le afecta.  

El miércoles pasado, en el hotel Renaissance, se bautizó el libro que recopila esos textos, un registro de los acontecimientos actuales. Se titula Se busca un país, como también se llamó el primer trabajo publicado. El historiador Elías Pino Iturrieta fue el encargado de hacer la presentación: “Todas las sociedades requieren de un traductor y de un convocador de sus fragmentos, de una elevación de sus experiencias que las haga parte de una sensibilidad propiamente colectiva”.

Son dos años de crónicas. Si bien entonces Padrón aseguraba sentirse agobiado, la situación es ahora más intensa. “La búsqueda continúa con más urgencia porque todas las circunstancias se han extremado. Estamos ante un país enfermo”, indicó el escritor. Su crónica “Cinco sótanos contra el sol” sobre los jóvenes detenidos en la sede del Sebin fue una de las más comentadas cuando se publicó en Internet el 8 de febrero de 2015.

—¿Hablamos de un libro que plantea el remedio a los problemas del país?

—Jamás tendría la intención de pontificar sobre lo que se debe hacer. Obviamente, en el camino dejo caer reflexiones, mi visión sobre la forma en la que los venezolanos nos terminamos metiendo en esta calle ciega, pero son solo opiniones con la respiración entrecortada del país. Nos están apagando las ventanas de comunicación y tenemos el deber de prender otras.

—El que agoniza piensa en tirar la toalla. ¿Le ha pasado?

—Para nada, te lo juro. Hay días en los que amanezco más desalentado que otros. Hay momentos en los que la ráfaga de malas noticias y decepciones te descorazonan, pero soy un optimista crónico. Soy activista de la esperanza, una palabra que uno debe tratar con cuidado porque es un lugar común peligroso.

—¿Y dónde debe estar uno con respecto al país?

—Antes uno no mencionaba tanto la palabra "país". Se ha convertido en la más abundante en el léxico de los venezolanos, pero también la más agraviada. Se nos exige estar al lado de esa palabra, acompañarla en su agonía y salvarla.

—¿Qué sintió cuando terminó de escribir la crónica “Cinco sótanos contra el sol”?

—Un cansancio enorme. Es el tipo de texto que no me hubiera gustado escribir nunca. Ojalá pueda abonar, servir para algo. Cada crónica me fatiga inmensamente, pero el género en sí lo disfruto.

—¿Ha recibido algún reproche por alguno de estos textos?

—En Aporrea siempre me saludan con adjetivos predecibles. Con respecto a las amistades, las que perdí hace muchos años que están en la otra acera.

—¿Cómo se ve en diez años?

—Me gustaría estar escribiendo libros más luminosos, volver a la poesía. La crónica me ha demandado un tiempo importante, que me ha otorgado páginas pero también me ha quitado otras.

—¿Un poeta prestado a la crónica?

—Como dice Juan Villoro, la crónica es el ornitorrinco de la prosa. Lo rico de ella es que la haces con las herramientas de la poesía y la narrativa. Como escritor de televisión y cine, sé cómo diseñar personajes. También meto la mirada del reportero. Ahí también está la poesía. De alguna manera hay inflexiones en mis páginas en las que está la poesía.



hsanchez@el-nacional.com