• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Leila Guerriero evoca en su nuevo libro el valor del malambo argentino

La escritora argentina Leila Guerriero habla  / EFE

La escritora argentina Leila Guerriero habla / EFE

El libro, publicado en la editorial Anagrama, se encuentra en la frontera del gran reportaje y la novela, al relatar una historia real sobre un hombre común de familia modesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La periodista y escritora argentina Leila Guerriero refleja en su obra de no ficción "Una historia sencilla" la trayectoria del bailarín de malambo Rodolfo González Alcántara y el festival nacional de esta danza gaucha, consistente en un zapateo sostenido.

Guerriero ha dicho, en una entrevista con Efe, que la temática del libro "surgió por casualidad", al leer una nota en el diario La Nación de Argentina sobre el Festival Nacional de Malambo en la pequeña localidad de Laborde.

Sin embargo, no fue hasta más tarde que decidió acercarse al festival para hacer un artículo sobre la importancia del malambo dentro de la sociedad argentina e intentar entender in situ por qué hombres de familias humildes invierten tanto tiempo y dinero en entrenarse para ser los mejores de este arte tradicional, ha explicado Guerriero.

El libro, publicado en la editorial Anagrama, se encuentra en la frontera del gran reportaje y la novela, al relatar una historia real sobre un hombre común de familia modesta.

Alguien que ve en el festival de Laborde una oportunidad para cumplir sus sueños y convertirse en el ganador de una edición que supone, al mismo tiempo, el fin de la trayectoria de los participantes, que no se pueden presentar otra vez al certamen.

"La segunda noche del festival vi bailar a un ser que encendió la noche, Rodolfo González, y de un artículo terminé haciendo un libro", una obra que transciende del localismo de un festival folclórico a una historia sobre la condición humana.

"En aquel momento, no tenía ningún conocimiento técnico para decidir si Rodolfo era bueno o malo, mediocre o efectista, pero me impresionó y, a la vez, me trasladó a mi infancia, en el momento que vi bailar con doce años a Antonio Gades por primera vez", ha afirmado Guerriero.

Después de conocer a Rodolfo González en 2011, la autora siguió su trayectoria hasta que ha concluido su libro.

El resultado del trabajo de documentación de Guerriero es una crónica ambientada en la Argentina más interior, plagada de personajes comunes relacionados con el malambo y la figura de Rodrigo González, bailarín que cobra en la obra la forma de un gladiador trágico.

La autora ha explicado que "Una historia sencilla" debe el título a una película de David Lynch del mismo nombre, ya que le pareció que "el libro remite un poco a lo mismo que la película".

Se trata de "una historia que pasa cuando no pasa nada, una historia sencilla en la que no hay ni muertos, ni narcotraficantes, ni violencia, sino un hombre común que, aunque bailando sobre el escenario es un monstruo, no deja de ser un hombre con un sueño".

Leila Guerriero, nacida en 1967 en Buenos Aires, inició su carrera periodística en 1991 y, desde entonces, no ha parado de publicar artículos en numerosos diarios de diferentes países como La Nación, en Argentina; El País, en España; El Mercurio, de Chile; L'Iternazionale, de Italia, o El Malpensante, de Colombia, donde publicó el artículo "El bovarismo, dos mujeres y un pueblo de La Pampa", galardonado con el Premio González-Ruano de Periodismo 2013.

En el campo de la literatura está especializada en la narrativa de no ficción y entre sus obras se encuentran "Los suicidas del fin del mundo" (2005), la compilación de crónicas "Frutos extraños" (2009) y "Plano americano" (2013), una colección de 21 perfiles de personalidades de la cultura de España y Latinoamérica.