• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Larry David quiere ser olvidado

Larry David quiere ser olvidado

Larry David quiere ser olvidado

El creador de Seinfeld se burla de sí mismo en la cinta que muestra con humor el ratón moral que causan las malas decisiones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Larry David quiere ser olvidado

El creador de Seinfeld se burla de sí mismo en la cinta que muestra con humor el ratón moral que causan las malas decisiones


    K. F. C.


El nombre de Larry David está íntimamente ligado a la historia contemporánea de la comedia para televisión. Cuenta entre sus créditos la creación de Seinfeld --la cual ocupa el segundo lugar de las 101 series mejor escritas de todos los tiempos-y de Curb Your Enthusiasm, así como su labor de guionista para Saturday Night Live y Fridays.

Esta vez se embarca en Clear history, una película para HBO que no solo escribió y produjo como un regalo y posible carta de despedida para sus fanáticos, sino que también protagonizó junto con Jon Hamm.

Otras figuras del reparto son Bill Hader, Philip Baker Hall, Kate Hudson, Michael Keaton, Danny McBride, Eva Mendes, Amy Ryan y J. B. Smoove.

David interpreta a Nathan Flomm, un desaliñado y pelilargo ejecutivo de mercadeo que trabaja en una empresa de carros eléctricos. Luego de una discusión con el jefe, interpretado por Hamm, el hombre vende las acciones que tiene de la compañía, que instantes después pasa a facturar miles de millones de dólares.

Consciente de su mala decisión y de la marca roja que ésta representará en su curriculum, avergonzado busca una nueva identidad. Ahora se llamará Rolly DaVore y vivirá en Martha’s Vineyard. Y aunque en su nueva etapa sí lucirá como el Larry David que todos conocen, su pasado llegará a buscarlo. Pero Flomm se empeñará en ser olvidado y pasar a segundo plano.

Como en todas sus comedias, en Clear history David se burla de sí mismo. Él y sus tragedias personales son el ingrediente principal en sus historias de humor autodestructivo. En esta cinta, dirigida por Greg Mottola --conocido por cintas como Superbad, Paul y algunos episodios de The Newsroom--, vuelve a satirizarse en cien minutos que harán de las delicias no solo de sus fanáticos sino de los psiquiatras y de todos aquellos que buscan canalizar con humor el ratón moral que traen consigo las malas decisiones.

Los diálogos de Clear history no estaban escritos. En 35 páginas que tenían los guiones habían indicaciones técnicas pero ni una sola palabra que los actores tuvieran que decir.

Al igual que Curb Your Enthusiasm, 80% de la película se basó en la improvisación.

Uno de los puntos fuertes de la cinta es el desfile de estrellas en papeles secundarios. Así, Keaton remeda al personaje de Robert Shaw en Tiburón y Liev Schreiber a un contrabandista chechenio.

Quizás Clear history sea el punto final que David quiere poner a Curb Your Enthusiasm.

Cuando presentó la película en agosto en Estados Unidos afirmó que no estaba seguro de querer hacer más episodios de esa serie. Pareciera que, como su personaje, David simplemente quiere desaparecer un rato de las cámaras.