• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Lamata: “No parto de que existe mala fe”

Bolívar

Bolívar

El CNAC abrió un procedimiento administrativo contra Cines Unidos, mientras la empresa evaluaba ayer la situación antes de emitir una respuesta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Simón Bolívar llegó a las salas de cine con dificultades. Uno de de los estrenos venezolanos con más expectativas del año tuvo un desempeño discreto en la taquilla. El filme de horror La casa del fin de los tiempos, que suma nueve semanas en cartelera, tuvo mejores números. Mientras, el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía inició un proceso administrativo sancionatorio contra la empresa Cines Unidos por presuntas irregularidades que se presentaron en algunas funciones de Bolívar, el hombre de las dificultades.

¿Una campaña conspirativa contra la película u otro caso de mal servicio en los cines? “Me hago la misma pregunta. Es bueno encarar esta situación desde la buena fe y que las partes involucradas pongan lo mejor de sí para solucionar el problema”, indicó el director de la cinta, Luis Alberto Lamata, que denunció casos como el de una función de Bolívar que se interrumpió en Cines Unidos Líder, al parecer, por un proyector dañado.

Samir al Attrach, vicepresidente comercial de Cines Unidos, expresó a través de un correo electrónico que la empresa está en el proceso de evaluación de la situación para tomar las medidas respectivas, aunque por lo menos hasta ayer en la tarde no se emitiría una respuesta oficial.

“Asumamos que hay errores humanos y desperfectos técnicos. ¿Pero por qué hay salas sin aire acondicionado? ¿Por qué no se colocaba el afiche de mi anterior película, Azú, en las marquesinas de algunos cines donde se proyectaba? ¿Por qué a veces no coinciden los horarios en Internet o la prensa con los de las funciones? Pareciera que para algunos cines, como los del Centro Sambil, mis cintas están vetadas”, dijo Lamata.

“Soy de los que hacía cine venezolano en la época en que estrenábamos nuestras películas el miércoles y nos las sacaban de la cartelera el viernes siguiente. Se ha mejorado, pero lamentablemente se ha mejorado  través de regulaciones. La idea no es que se regule más, sino que se regule mejor. Debe haber mejores condiciones no sólo para Bolívar sino para cualquier filme nacional con posibilidades de ser taquillero, por ejemplo, Azul y no tan rosa. Por lo menos de arranque, merecemos igualdad de oportunidades con los estrenos de Hollywood”, agregó el cineasta.