• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los Amigos Invisibles y la gozadera bilingüe

FOTO RAÚL ROMERO / ARCHIVO

FOTO RAÚL ROMERO / ARCHIVO

En Repeat After Me, noveno álbum de su catálogo, el sexteto caraqueño explora nuevos territorios musicales, prueba la orquestación y comparte un tema con Los Hermanos Naturales. El humor y el funk siguen en marcha 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Repeat After Me es el noveno álbum de Los Amigos Invisibles, si se incluye el trabajo de lados B Not So Commercial (2011) y el disco doble en directo En una noche tan linda como ésta (2008). Pero es el primero que el sexteto caraqueño realiza a distancia, juntando piezas a través de la tecnología y sin convivir en el estudio durante todo el proceso.

Cuenta Julio Briceño, quien se convirtió en padre recientemente, que aprovecharon una estadía prolongada en Los Ángeles, en medio de su interminable gira de shows, para mostrarse canciones. Cada quien llegó con sus demos. Otros tararearon las creaciones sobre bases de teclado y guitarra. Y poco a poco los músicos, tras un democrático proceso de votación, se decantaron por un puñado de temas.

De las 13 pistas de Repeat After Me, 6 están cantadas en castellano y 5 en inglés. Las otras son “Robot Love”, una amplificación orquestada del fragmento que ha servido para subir el telón de sus shows en los últimos años; y el intro del álbum, en el que David Byrne, quien impulsó su carrera a través de su sello Luaka Bop y con el que grabaron tres de sus discos, los presenta con un español terrible.

No es la primera oportunidad en la que graban en inglés. Lo asomaron primero en dos covers. Uno de Jorge Spiteri titulado “Amor” (Arepa 3000: A Venezuelan Journey Into Space, 2000) y otro de Touchdown, llamado “Ease Your Mind”, publicado como parte de The Venezuelan Zinga Son, Vol.1 (2003). Luego, en Commercial (2009), presentaron una propia: “In Luv With You”.

“En una época éramos bastante reacios a cantar en inglés. Quizá por inmadurez”, dice Briceño. “Pero ya nos es fácil y hemos estado en muchos festivales fuera del país en los que, cuando tocas canciones en inglés, el público reacciona distinto. Armando (Figueredo, teclados) trajo ‘Stay’ y ‘Hopeless Romance’. Cheo (José Luis Pardo, guitarra) trajo ‘Live Everybody Else’. Grabamos 27, de las que escogimos las mejores 12. ‘Sex Appeal’ estaba en los dos idiomas. A mí me gustaba más en español, pero escogimos la otra. Fue algo de feeling, no una búsqueda de la fórmula secreta para promocionarnos. Con el tiempo, nos dimos cuenta de que, con la piratería y la gran cantidad de música que se hace, corres el riesgo de ser pretencioso al pensar que tus 18 canciones son excelentes”.

El sexteto de funk, acid jazz y fusión vio en concierto a Brian Setzer, compositor y guitarrista estadounidense que ha preservado el rockabilly. Cree Briceño que ese show en el Hollywood Bowl de Los Ángeles, el mismo escenario en el que ellos tocaron con Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Los Ángeles en agosto de 2011, fue la principal influencia para hacer “La que me gusta”, primer sencillo de Repeat After Me.

“Corazón tatú”, un tema más clásico en cuando al concepto de la banda, será el segundo promocional. “Mostro” fue grabado con Los Hermanos Naturales, a quienes se les envió la pista para que ellos la intervinieran a placer. Y “Río porque no fue un sueño” es una canción rescatada de los años en los que la banda no había entrado a los estudios y tocaba en el local Underground de Las Mercedes. Esa, “Robot Love” e “Invisible Love” son los temas en los que participó la Filarmónica Desenredada que dirigió Álvaro Paiva Bimbo, músico conocido por proyectos como Cabijazz y Kapicúa.  

Repeat After Me, que fue distribuido a través de Farmatodo en una primera etapa, estará próximamente en discotiendas. La banda, que continuará sus shows el 20 de julio, realizará una gira por México, Estados Unidos y Europa. A final de año, presentará el álbum en directo en el país.