• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Katherine cazafortuna en el cine

Katherine Heigl/ AP

Katherine Heigl/ AP

La actual reina de la comedia romántica se encuentra en cartelera con la película Sólo por dinero

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A medida que pasa el tiempo, las caras se renuevan entre las estrellas de Hollywood y Katherine Heigl parece haber encontrado su lugar en la vacante en el rubro de comedias que hace tiempo dejaron Julia Roberts, Meg Ryan y Sandra Bullock. Después de seis años de televisión se arriesgó por el futuro más prestigioso del cine, y en menos de dos años logró los éxitos Asesinos con estilo, Bajo el mismo techo y Noche de Año Nuevo. Si se continúa en el tema de las renovaciones, Heigl también intenta otro look en la nueva película Sólo por dinero ­actualmente en la cartelera nacional­, en la que interpreta a Stephanie Plum, una divorciada de 30 años de edad que perdió su trabajo y a quien un viejo amor arrastrará al mundo del crimen. La ganadora de un Emmy por el papel de la doctora Izzie Stevens en Grey’s Anatomy se atrevió a cambiar el clásico rubio de su cabello por un color más oscuro y quizá una carrera aún más brillante.

­¿El cambio de look tuvo que ver con la cinta Sólo por dinero o será un cambio definitivo? ­Es sólo para el filme, porque el personaje de la novela original tiene el pelo de color de castaño y me pareció una buena forma de identificarme.

­¿Y qué color prefiere? ­Yo creo que gusta más el rubio, todos prefieren el rubio.

Siempre puedo cambiar (risas). A mí me encanta, es más divertido. Mi madre era la mujer más hermosa y glamorosa que conozco, era rubia como Marilyn Monroe, es algo que mi cerebro relaciona con la belleza. Pero con este look me siento más europea (vuelve a reír). Y veo bastante contento a mi esposo. Creo que cuando se despierta y me ve se pregunta: ¿Quién está en mi cama? Es bastante emocionante.

­¿Por qué trabajos es más reconocida? ­Probablemente por Grey’s Anatomy. Pero es una lotería, depende de quién se me acerca. Si es una adolescente, seguramente me identificará por la película 27 vestidos. Si es mayor de 30, lo hará por la serie. Y si es hombre, por Ligeramente embarazada.

­¿Vio la nueva temporada de Grey’s Anatomy sin usted? ­No, pero me contaron lo que está pasando y me encantó.

No sabía que Meredith estaba embarazada. Creo que me perdí mucho. Dejé de ver la serie el año pasado, porque me ponía triste, siento que me quedé afuera.

­¿El paso de la televisión al cine es más fácil ahora que en otras épocas? ­La gente me decía que la transición era difícil y me preocupé. Pero tuve suerte porque el público aceptó que hiciera un personaje diferente a Izzie.

Supongo que te conocen tanto por un papel en televisión que la audiencia no puede verte en otro. En mi caso funcionó y les agradezco a mis fans, porque el cambio valió la pena.

­¿Trata de evitar los estereotipos en sus cintas? ­Trato. Pero por lo visto respondo bastante bien a los personajes de mujeres neuróticas. Es difícil, porque todas tenemos el estereotipo de ser muy controladoras, es parte de nuestra naturaleza. Y ciertamente es parte de mi personalidad, aunque yo trato de luchar contra eso (risas). Tampoco quiero salir con ninguna locura de hacer mi versión de Monster, todavía no. Pero algún día probablemente sería interesante un cambio.

­¿Los planes de convertirse en madre le tomaron bastante tiempo? ­Sí. Siempre quise ser mamá.

Es una experiencia muy personal. Hay mucha gente que prefiere no tener hijos. Y no hay nada de malo en ello. Pero sentía que mi mundo era demasiado angosto. Ahora las perspectivas y las prioridades son mucho más claras. Puede resultar tonto, pero hoy es mucho más fácil imponer ciertas cosas, porque me preocupa alguien más importante que yo.

­¿Con el paso del tiempo su agenda de rodajes cambiará según el calendario escolar de su hija? ­No estoy segura de lo que haré. Sólo espero que pueda seguir trabajando en cine sin salir de la ciudad. Ya no se hacen tantas películas en Los Ángeles. Es una locura. No he parado de viajar desde Asesinos con estilo. Por suerte, ahora puedo llevar conmigo a mi hija. Pero es un sacrificio, si quiero ser una madre que trabaja tendré que renunciar a estar tiempo con ella y es un verdadero dilema, porque no es algo que quiero hacer.

­¿Piensan en el hermanito? ­No pienso en el futuro. Voy y hago las cosas. Mi esposo es el que pregunta si lo pensé bien.

Y yo digo que no (risas).

­¿Adoptarían al segundo o buscarían un hijo biológico? ­Me gustaría, hablamos de tener hijos biológicos y no descartamos nada. Estamos dispuestos a lo que sea, pero la adopción era importante para mí, porque me crié en una familia con una hermana adoptada. Hay noches que me cuesta dormir porque sé que hay demasiados niños sin casa, sin familia. A veces siento que si tomo la decisión de tener un hijo biológico significa que otro niño en el mundo se quedará sin un hogar.

­¿La maternidad cambiará su estilo de hacer cine? ­No soy muy buena pensando en el futuro. No hago muy buenos planes. Bastante tuve con los planes para dejar de fumar. Eso fue duro. No voy a empezar a hacer películas infantiles sólo porque tengo una hija. Lo importante son las historias, quiero contar buenas historias, interpretar fabulosos personajes. Espero no tener que hacer nada que la avergüence.