• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Karina González: Un corazón humilde busca la perfección

Karina González | Cortesía Karina González

Karina González | Cortesía Karina González

La caraqueña de 26 años de edad es la única latina en el elenco principal del Houston Ballet. Dice que ha aprendido a disfrutar cada oportunidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Karina González era una niña recortaba las bailarinas que aparecían en las revistas y forraba con ellas los cuadernos del colegio. Esperaba ser algún día uno de esos cuerpos que ejecutaban a la perfección un pas de deux. Ahora, a los 26 años de edad, alcanzó ese y otros sueños. No sólo fue la portada de Dance Magazine en la edición de noviembre de 2011, sino que es la única latina en el elenco principal del Houston Ballet, una de las cuatro compañías más importantes de Estados Unidos. "Es un gran honor para mí representar a los venezolanos en el mundo de la danza. Quiero seguir llevando el nombre de mi país en alto", señala. Interpreta con elegancia y virtuosismo piezas como Romeo y Julieta y Don Quijote, sus favoritas. Para lograr sus metas, la artista nacida en el barrio Campo Rico de Petare se ha esforzado. Comenzó su formación a los 7 años de edad, cuando su mamá iba a inscribir a su hermana mayor en clases de danza tradicional y terminó por equivocación en la escuela de ballet. "Desde muy pequeña he tenido muchísima energía y ese día yo también quería hacer la audición. Desde ese momento se sembró la semilla en mí". Al graduarse en la escuela Gustavo Franklin se unió al Ballet Nacional de Caracas en el Teatro Teresa Carreño, entrenamiento que la formó para ganarse una beca en el Tulsa Ballet Theatre de Oklahoma en 2005. Luego de obtener la medalla de plata en el New York International Ballet Competition fue promovida a bailarina principal de la compañía. En 2010 fue contratada por el Houston Ballet como solista y tres años después es una de sus figuras principales. "Debo lo que soy a mi familia. A mis padres, por su esfuerzo y apoyo, por dejarme soñar y luchar. A mis hermanos, por su tiempo y paciencia. Hubo momentos difíciles en los que llegamos a pensar que no podíamos continuar, pero de alguna manera lo logramos. Y mis logros son sus logros". -¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje? -Disfrutar cada momento, cada día, cada coreógrafo, cada pieza y cada maestro con el que he tenido la oportunidad de trabajar. Las compañías son por contrato, así que tienes que luchar cada día por aprender. -¿El principal reto que ha tenido que afrontar? -Estar lejos de mi familia. Me hubiera encantado tenerlos en primera fila cuando me promovieron a bailarina principal del Houston Ballet. -¿Qué mensaje da a las jóvenes que también sueñan con bailar en el exterior? -Mi mejor consejo es levantarse cada día con ganas de hacer lo que se ama, de buscar la perfección, que es la clave principal para la danza, pero siempre con un corazón humilde y dispuesto a dar lo mejor.

Otras figuras destacadas

Mary Carmen Catoya formó parte de la compañía del Teatro Teresa Carreño en la época de Vicente Nebrada. El año pasado volvió al complejo cultural de Los Caobos para bailar una de sus piezas como parte del homenaje que se le rindió al bailarín y coreógrafo fallecido en 2002. Actualmente es figura principal del Miami City Ballet. Así como ella, otras se han construido un nombre más allá de las fronteras. Son los casos de Marifé Giménez, que integra el elenco de la Maximun Dance Company de Florida. La artista, que es hija de la actriz Marina Baura, fue alumna de Fanny Montiel e integró el Ballet Teresa Carreño varios años. Ha participado en diversos festivales e interpretado piezas de maestros como Mohovich y Kabaniaev. Además de ella, han alcanzado el éxito bailarines como Ramón Thielen, que llegó a ser primera figura del Ballet de Harlem; Leticia Guerrero, Iliana López, Susan Bello, Christine Hodges y Migdalia Martínez.