• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Julio Ortega: Se hizo un apocalipsis del premio a Bryce

Julio Ortega | Foto: William Dumont

Julio Ortega trabajó con María Ramírez Ribes en la elaboración de los dos tomos de El hacer poético | Foto: William Dumont

Fue jurado del polémico galardón FIL Guadalajara que se le concedió al autor de Un mundo para Julius

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Julio Ortega está en Caracas para presentar su libro más reciente de crítica literaria, El hacer poético, el cual escribió en colaboración con María Ramírez Ribes. El acto será hoy, a las 4:00 pm, en el aula 201 de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela. Lo acompañarán con sus palabras Carmen Verde y Luis Alberto Crespo.

Los últimos meses han sido para Ortega de intenso trabajo porque, además de dedicarse a los quehaceres académicos que desde hace 20 años lo ocupan en la Brown University, fue uno de los miembros del jurado del Premio FIL Guadalajara que este año falló a favor de Alfredo Bryce Echenique. La decisión generó una controversia tal entre los intelectuales mexicanos que hace unas semanas la directora del galardón, Dulce María Zúñiga, fue a Perú a entregarlo, para evitar la presencia de Bryce Echenique en la Feria de Guadalajara.

–¿Cómo ve la polémica con el Premio FIL?
–Ha estado llena de malos entendidos y disparos erráticos. Primero, algunos querían que se revocara el premio, pero la decisión del jurado es, por estatutos del galardón, irrevocable. Segundo, las instituciones no pueden eliminar el premio, porque eso sería peor. Tercero, el jurado es siempre renovable. Cuarto, denunciaron que yo soy amigo de Bryce Echenique y estaba en el jurado, pero es que lo he sido cerca de ocho veces y por lo menos la mitad de los que han ganado son amigos míos. Discutimos sobre los plagios en la reunión del jurado y los descartamos, porque pensamos que es materia judicial; además, en las bases del premio se dice que éste se le otorga a la trayectoria del autor. Según el criterio de quienes se quejan, no se le podría haber dado el Nobel de Literatura a André Gide, que era pederasta, o el Premio Nacional de Francia a Jean Genet, que era un delincuente, o el Cervantes a Álvaro Mutis, que estuvo preso por estafa en México. A todos ellos yo les hubiera entregado sus reconocimientos, porque un hombre es muchos hombres y el escritor no es la excepción. Creo que la polémica es política.

–Esas relaciones incómodas entre política e intelectualidad se observan en todos los países.
–La polémica se ha exacerbado a tal punto que han convertido esta historia en la de una estafa y mucha gente está ofendida. Así que las autoridades de la feria temían que hubiera una irrupción contra Bryce Echenique y decidieron entregarle el premio en Perú. Se hizo un pequeño apocalipsis y detrás de esto se esconden motivos de poder cultural, porque en México hay, y es normal, grupos de poder. Si Carlos Fuentes hubiera estado vivo, los que desataron esto habrían tenido vergüenza. Les hace falta una gran autoridad.

–¿Pero en el siglo XXI aún se puede hablar de grandes padres de la literatura?
–En Venezuela no existe un sistema cultural como el de México. Tampoco en ninguna parte, allá alguien tiene que ser el centro del poder cultural. Primero fue Octavio Paz, luego fue Carlos Fuentes, que tenía menos vocación de poder y era más nómada, y después fue Carlos Monsiváis. Pero ahora no hay nadie.

Ars y poéticas

El hacer poético reúne a una centena de autores alrededor de un cuestionario de 12 preguntas que intenta dilucidar su poética a través de sus propias palabras y es producto del creciente interés de los críticos literarios en el ars poética. “Nos fascinamos no con el producto del proceso poético, sino con sus orígenes y su evolución. Te diría, por ejemplo, que hoy en día asumimos que el poema es también todo el proceso de la escritura”, explica Julio Ortega, para quien algunos escritores tienen poéticas explícitas y otros implícitas: “En las cuales no estamos seguros de si el poeta decidió articular un mensaje sobre su concepción del género o si el poema es autorreflexión”.