• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Juan Carlos Méndez Guédez: "Los libros representan todo lo que el gobierno no es"

<i>Arena negra</i> fue catalogado por la crítica venezolana como el libro del año de 2013 | Foto Alexandra Blanco

Arena negra fue catalogado por la crítica venezolana como el libro del año de 2013 | Foto Alexandra Blanco

Méndez Guédez se encuentra en el país para bautizar su premiada novela Arena negra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Juan Carlos Méndez Guédez pasa bastante tiempo volando en aviones, pues se fue a España hace casi dos décadas y regresa a Venezuela periódicamente. Su infancia estuvo dividida entre su natal Barquisimeto y Caracas. Eso lo ha fragmentado, como dice, lo que refleja en los personajes de su obra. E incluso en la promoción de sus títulos, pues mientras en el país bautiza Arena negra (Lugar Común), en la madre patria hace lo propio con Los maletines (Siruela).

El primero fue catalogado por los libreros venezolanos como el libro del año de 2013 y tiene como protagonista a un español, mientras que el segundo –cuyo personaje principal es venezolano– es considerado por algunos como su mejor novela. Sin estarlo realmente, se encuentra siempre en dos lugares. “Eso es algo que solo es posible en la escritura y en los sueños; por eso me interesan ambas cosas, porque puedes moverte de un lugar a otro con cierta facilidad”, expresa el escritor, que visita la capital por estos días.

Méndez Guédez dice que la vida se le ha vuelto una eterna despedida a la vez que constante reencuentro. Sus historias están llenas de personajes consternados, que abandonan o que son abandonados, sobre un fondo político y con retazos de humor. “Trato de hacer de esa sensación desoladora algo positivo convirtiéndola en escritura. Cada vez que viajo me llevo montones de imágenes, situaciones, palabras, para seguir escribiendo sobre esta ciudad”, agrega.

Arena negra, por ejemplo, se centra en la vida de una familia que debe aceptar la partida del padre, un español que llega a Venezuela en los años cuarenta (durante la posguerra) con la esperanza de hacer dinero. Está contada en tres tiempos y presenta una estructura atípica.

En Los maletines la voz principal es la de un venezolano que trabaja para el gobierno de turno y que lleva valijas llenas de dinero a varias partes del mundo. Como vive en una nación sumamente violenta, su búsqueda constante es la felicidad, para lo que idea junto con un amigo una conspiración que puede que funcione o que no.

“Desde el punto de vista dramático, las convulsiones sociales funcionan muy bien para hablar de unos personajes así”, reflexiona el autor.

 

Hijo pródigo. Aunque Méndez Guédez vive en Europa, todos los días lee la prensa venezolana en Internet.

Sobre la crisis de los últimos meses, cree que las razones para protestar siguen vigentes, entre ellas la difícil situación de la industria del libro en el país.

“Los libros son peligrosos: ponen a la gente a pensar, dan bellezas. Ellos representan todo lo que este gobierno no es. Por eso entiendo que el gobierno intente sabotear su libre circulación. Aquí hay un terreno fértil para el florecimiento de la imaginación”, asegura.