• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Juan Carlos Arciniegas: “La mayoría de la gente ve el Oscar por la alfombra roja”

Juan Carlos Arciniegas, el gurú latinoamericano de los premios de la Academia

Juan Carlos Arciniegas, el gurú latinoamericano de los premios de la Academia

El crítico colombiano de CNN en Español lamenta que casi nunca ganen sus favoritos, pero de vez en cuando goza pequeñas revanchas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como todo el que lleva muchos años hablando o escribiendo sobre el Oscar, a Juan Carlos Arciniegas (@jcarciniegas en Twitter) se le percibe como si tuviera un diablito en su hombro izquierdo y un ángel en el derecho. Al periodista bogotano del programa Showbiz en CNN en Español, que se ha convertido quizás en el gurú en idioma español de los premios de la Academia, el primero seguramente le susurra: “Di que quisieras que este domingo pasara rápido y todo se acabe ya”. El segundo vence la batalla y le hace afirmar a través de la línea telefónica entre Caracas y Hollywood, abrumado por el trajín previo al Oscar: “El cine es lo que nos gusta, así que estamos cansados pero felices”.

—¿El Oscar es una institución sobrevalorada?

—Desafortunadamente, por lo que he podido indagar todos estos años, la gente que ve el Oscar lo hace, en su mayoría, por la alfombra roja: por los vestidos, las tendencias de moda, quién llega acompañado de quien. La parte más banal. Claro, la de la imagen es una industria que mueve también a esta ciudad. Pero los que amamos el cine, ya seamos críticos, cinéfilos o espectadores muy leales, siempre nos quejamos, porque de pronto vemos reflejado más nuestro gusto en festivales como Cannes y Berlín. Paul Thomas Anderson, el director de The Master, aquí en Estados Unidos no ha recibido ni la mitad de los aplausos que debería. El Oscar es una ceremonia aburrida. Esperemos que con Seth MacFarlane cambie un poquito el ritmo. ¿Vamos a seguir viendo el Oscar? Claro que sí. Aún decimos que es la noche más importante del cine mundial. Para la gente que trabaja en la industria, es muy importante para el currículum o para que a sus películas les presten más atención. Y a veces resulta que pasan cosas que a uno le llenan de emoción, como cuando a Avatar, que es la película más taquillera de la historia y de la que nunca fui amante, le ganó una cinta pequeña como Zona de miedo. En ese momento es cuando siento que el Oscar todavía merece por lo menos mi atención. Ahora, en 2012 Michael Fassbender no estaba ahí por Deseos culpables (Shame) y fue el mejor actor del año. Y ahí es cuando yo preferiría casi cambiar de canal.

—Siempre se escuchan teorías conspirativas alrededor del Oscar. ¿Cuánto hay de política en el premio?

—Muchísimo. Cuando ya entendí un poco el tejemaneje de Hollywood, lo dije: es una elección presidencial. Es lo mismo. Hay una guerra sucia. Nadie va a levantar el dedo acusador para denunciarla. Pero algo como lo que le pasó a Zero Dark Thirty, que incluso salieran miembros de la Academia a recomendar a sus compañeros que no votaran por ella, en un debate político para desprestigiarla, o como a Django sin cadenas, que sufrió por el uso de una palabra racista. Por ahí no debería ir el debate. Tú sales de una película, es una experiencia personal, y ya tú verás cómo la tomas. Pero el debate debería ser por los méritos artísticos, porque de lo contrario estamos enviando el mensaje equivocado. ¿Pero que es una campaña política? Sí. Los estudios invierten millones de dólares en estas campañas. Aquí hay estrategas para ganar un Oscar.

—El Oscar de Mejor Película es para…

—Siempre hago la lista de mis 10 cintas favoritas. El año pasado la número uno era Deseos culpables, que no estuvo nominada a Mejor Película. Este año volvió a ocurrir lo mismo. Soy como muy rebelde, porque The Master, que para mí es la mejor, no llegó a las grandes categorías del Oscar, excepto las de actuaciones. Mi siguiente favorita definitivamente es Zero Dark Thirty. Pero recordemos que esto es una campaña. También pesa quién sonríe mejor en las fiestas y las proyecciones que hacen para miembros de la Academia. Y Zero Dark Thirty ha tenido una campaña negativa. Pero para mí debería llevarse el Oscar a la Mejor Película. Si no gana Argo, serán Lincoln o Los miserables, dos filmes que no estuvieron en mi lista. ¡Que me parecen aburridas! Pero aún así están bien hechas. No quiere decir que sean malas producciones.

—¿En estas últimas semanas hemos presenciado un golpe de Estado de Argo contra Lincoln?

La mayoría en este momento está apostando porque Argo se va a llevar ese premio de Mejor Película, lo que le permitiría a Ben Affleck subir al escenario al menos como productor, junto con George Clooney y Grant Heslov. Lo que ha ocurrido con Argo en todos los galardones previos al Oscar ha sido una manera de restregarle un poco en la cara a la Academia por no darle a Affleck la postulación a su trabajo detrás de las cámaras como director.

—Su consentida como Mejor Actriz Principal seguro es Jessica Chastain…

—A mí me gustó mucho su interpretación en Zero Dark Thirty. Es una película de grupos élite de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos que van detrás del terrorista más buscado en el mundo, y uno se imagina mucha testosterona, y la protagonista es una mujer. Sí, Chastain es una de mis actrices favoritas y desde el año pasado ha demostrado que tiene un gran talento. Pero ahí voy a ser un poco infiel, yo sería feliz si le dieran el Oscar a Emmanuelle Riva, a los 85 años de edad, por Amour.