• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Joy es una historia agobiante sobre una mujer exitosa

La verdadera Joy Mangano fue una de las invitadas a la premier de la película inspirada en su vida / Cortesía BBC Mundo

La verdadera Joy Mangano fue una de las invitadas a la premier de la película inspirada en su vida / Cortesía BBC Mundo

El actor Edgar Ramírez interpreta al ex esposo de Joy Mangano y aprovecha algunas escenas del filme para hablar con fuerte acento venezolano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sueño americano vuelve a ser el epicentro de una película de Hollywood. El director David O. Russell utiliza la historia de la empresaria estadounidense Joy Mangano, famosa por ser creadora de varios utensilios para el hogar, como base para hablar de perseverancia y logros en Joy. Pero el argumento no es lo suficientemente fuerte para lograr la imagen épica de la mujer que alcanza el éxito en medio de las adversidades. 


Jennifer Lawrence, que obtuvo recientemente el premio como Mejor Actriz de Comedia en los Globos de Oro y la nominación al Oscar por este personaje, ha recibido buenas críticas por una interpretación que abarca diversos roles, mientras que sus detractores consideran que su actuación es plana. 

La actriz es la encargada de dar vida a una mujer divorciada con dos hijos que busca salir adelante con la venta de una mopa para limpiar que inventó. 

No es la primera vez que Lawrence protagoniza un proyecto de Russell. En 2014 fue nominada al Oscar por La gran estafa americana y en 2013 obtuvo el galardón de la Academia por Los juegos del destino, filme en el que compartía protagonismo con Bradley Cooper, quien interpreta a un gerente de la cadena de tiendas estadounidense Kmart en Joy.

El elenco es lo mejor de la película, algo que Russell deja claro en la primera secuencia de escenas que transcurren en la casa de Joy. Uno de los momentos mejor logrados, que abre el apetito de la curiosidad en el espectador, muestra la esencia de una familia disfuncional: una abuela preocupada (Diane Ladd), una madre indiferente (Virginia Madsen) y un padre desesperante (Robert de Niro). El cuadro lo completa Edgar Ramírez, quien interpreta al ex esposo, un venezolano que vive en el sótano de la casa y que se ha convertido en una carga para ella, pero que la motivará a medida que avanza la historia.

Ramírez mantiene una actuación limpia y aprovecha la ocasión para hablar, en algunas escenas, con marcado acento venezolano. De hecho, fue él mismo quien enseñó a Lawrence a decir algunas frases en español para la película. 

Aunque la cinta ha sido definida como comedia, pocas veces el público podrá esbozar apenas una sonrisa. La trama pronto se enfoca en la mopa y deja de ser un retrato de la real Mangano, reconocida por ser una gran inventora y mujer de negocios.

La revista Variety reseñó que Russell “estiró lo más que pudo una premisa poco intuitiva”. Mientras que el diario La Vanguardia de España señaló que los temas del filme “no van más allá de lo superficial”. 
En resumen, Joy es una película sobre la ambición, pero sin muchas ambiciones.