• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La noche de José Antonio Dávila regaló 155.000 bolívares a niños en riesgo

Subasta de obras de arte en Ciudad Banesco/ Ernesto Morgado

Subasta de obras de arte en Ciudad Banesco/ Ernesto Morgado

Un total de 150 artistas donaron obras para recoger fondos que financiarán múltiples programas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El trabajo de Fundana parece inspirado en el poema de Andrés Eloy Blanco Los hijos infinitos, que dice: “Los millones de hijos con que las tierras lloran/ con que las madres ríen, con que los mundos sueñan”. La organización sin fines de lucro ha dedicado más de dos décadas a atender en sus Casas de Abrigo a quienes llaman “los chiquiticos”: bebés y niños que han estado en situación de riesgo.

Para ayudar a financiar esa labor, por octavo año consecutivo se organizó la subasta Por Amor al Arte y a los Niños Venezolanos, que contó con la participación de 150 artistas plásticos –entre fotógrafos, escultores y pintores–que donaron piezas con cuya venta se recaudaron fondos que apoyarán los programas de la fundación, que ha atendido a más de 7.000 pequeños.

La puja se celebró ayer en el auditorio Crespo Suñer de Ciudad Banesco y se recaudaron más de 3.300.000 bolívares, con lo que se superó el monto alcanzado el año pasado.

Todas las obras en exposición se vendieron, y la que alcanzó el precio más alto fue La noche (todos estrellas!!!) de José Antonio Dávila, que se adjudicó por 155.000 bolívares.

La pieza Muñeca de Oswaldo Vigas se vendió por 105.000 bolívares. Le siguieron Color aditivo de Carlos Cruz-Diez, con un precio de 80.000 bolívares; Serie de Miguel Ángel a Pollock de Francisco Bugallo, que alcanzó los 76.000 bolívares; Miranda sueño de libertad, por la que ofrecieron 70.000 bolívares; y Sin título de Pancho Quilici, que se adjudicó por 62.000 bolívares.

También se subastaron piezas de creadores como María Elena Álvarez, Jorge Dager, Jorge Stever, Carlos Medina, María Fernanda Lairet, Mateo Manaure, Virgilio Trómpiz, Abigail Varela, Luisa Richter, Rafael Barrios, Sigfredo Chacón, Gaudi Esté, Vicente Diez, Julio Pachecho Rivas, Mía Perdomo, Enrique Rojas, Jorge Mena, Arturo Quintero, Alejandro Salas, Carlos Zerpa y los caricaturistas EDO y Rayma Suprani, entre otros. Además, los artistas Paul Amundarain, Francisco Martínez, Héctor Coll, Arturo Quintero y Ben Abounassif intervinieron relojes Casio por los que el público también pujó.

 

Una buena acción. La subasta, que tuvo como martillo a Elías Bentolila, comenzó pasadas las 11:30 am ante una concurrida audiencia, que asistió a la sala desde el jueves, cuando se inauguró la exhibición. “No pensamos que íbamos a llegar tan lejos. Es preciso, es el evento más significativo de la fundación para descansar unos meses de andar por ahí tocando puertas para nuestros bebés. Dios quiera que sigan las colaboraciones y podamos continuar”, señaló Betzy Morales de Aizag, directiva de Fundana y coordinadora de la actividad, y agregó que le tomó poco más de un año la organización de todos los detalles de la puja.

El motivo seleccionado para esta edición fue la estrella, que simboliza la luz de la buena voluntad y el sueño de un mejor futuro para los niños venezolanos, apuntó Morales: “Tuvo muy buena receptividad entre los artistas, les encantó la idea. Decidimos que fuera la estrella porque es la que ilumina a cada niño que llega a Fundana y la que nos guía a todos para seguir cada vez mejor en nuestra labor de continuar brindando un hogar a todos los pequeños que lo necesiten”.