• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Jesús Miguel Soto: “El extravío nos cambia a todos”

La próxima publicación de Soto será la novela La máscara de cuero, con la editorial Equinoccio | FOTO ERNESTO MORGADO

La próxima publicación de Soto será la novela La máscara de cuero, con la editorial Equinoccio | FOTO ERNESTO MORGADO

En 15 relatos el autor caraqueño construye geografías narrativas donde se pierden sus personajes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A pesar de que Jesús Miguel Soto asegura que sus influencias narrativas se encuentran en latinoamericanos como Julio Cortázar, Juan Carlos Onetti o Jorge Luis Borges, los 15 cuentos que compila en su primer libro, Perdidos en Frog, (Lugar Común), apuntan más bien hacia el estilo de Anton Chéjov.

La alusión al autor ruso no sólo se refiere a sus finales abiertos o a sus estructuras simbólicas enclavadas dentro de anécdotas de lo ordinario, sino también a una determinada manera de mostrar las situaciones que le permiten apuntar hacia otras imágenes, temas secundarios en cada relato y por su coqueteo con diversos géneros como el western, lo gótico y hasta la ciencia ficción.

El extravío como metáfora. Una constante en los relatos son los territorios íntimos o geográficos en los cuales el autor extiende el mapa de sus frustraciones y las de su generación, como el bar de “Noche blackblue”, el espacio de un ascensor en “Ochenta segundos”, la república utópica de Fennelly o el poblado de Frog, que se pierde entre las fronteras de los estados Falcón y Yaracuy. Es como si en sus ficciones, Soto trazara un trayecto sobre el cual deberían caminar los personajes, llevando a cuestas sus situaciones, pero estos en algún momento se desvían. Y cuando el lector se encuentra con estos extravíos entiende porqué el título del volumen lleva la palabra “perdidos”. Quizá sea una metáfora de la crisis nacional, pero el autor se resiste a esta lectura.

“En contraste con nuestra aprehensión de creer en que existe una única posible ruta, tenemos una idea muy vaga del camino que queremos recorrer en la vida. Creo que perderse, buscar los atajos y hacer largos periplos es tan importante en nuestra vida íntima como en la social. No sólo perderse, sino darse cuenta de que uno venía perdido desde antes, nos permite cuestionarnos sobre quiénes somos y hacia dónde vamos. El extravío nos cambia a todos y, al final, el destino sigue siendo un gran enigma para cualquiera”, explica el autor.

Soto piensa que los temas de sus cuentos se circunscriben también al espíritu de su época, pues los autores contemporáneos y especialmente los venezolanos, parecen preferir al desamparo y la soledad como temas. “Nuestra generación está marcada por la poética del fracaso, pero también por la victoria del ser individual”, agrega el escritor nacido en Caracas en 1981.

Su próxima publicación será la novela La máscara de cuero, que la editorial Equinoccio, de la Universidad Simón Bolívar, publicará el año que viene. Allí Soto narra la vida de un vendedor de enciclopedias fracasado que termina usando una máscara hasta el final de su vida azarosa y llena de situaciones insólitas lo cual termina convirtiéndolo en un ídolo para otros. El escritor concluye que en su narrativa “hay un absurdo no grandilocuente sino comedido, que es una manera de ser realista en la escritura”.


Narrativa premiada

Los cuentos de Jesús Miguel Soto han sido premiados en los más prestigiosos concursos del país. En 2004 obtuvo el primer lugar en el género cuento del VI Festival Literario Ucevista y al año siguiente una mención especial de crónica en el Concurso Mariano Picón Salas de la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV. En 2008 se hizo del segundo lugar del Premio de Cuento Policlínica Metropolitana. En 2009 ganó la sexagésimo cuarta edición del Concurso Anual de Cuentos de El Nacional y el premio del VIII Concurso Nacional de Cuentos Sacven.

 

Presentación de Perdidos en Frog

Mañana a las 11:00 am en la Librería Lugar Común, ubicada en el cruce de las avenidas Ávila y Francisco de Miranda, Edifico Humboldt, PB, frente a la estación del Metro de Altamira. Palabras de Oscar Marcano