• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Javier Mariscal: Bebo resumía la elegancia y el tempo cubano

El difunto pianista cubano, Bebo Valdés / EFE

El difunto pianista cubano, Bebo Valdés / EFE

"Gracias a Bebo, y su mirada, conocimos una Habana diferente, antes de arrancar la película ya sabíamos que con él teníamos la mitad hecha", dijo el diseñador

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Bebo resumía la elegancia y el tempo cubano". Con estas palabras ha definido el español Javier Mariscal, autor junto con el cineasta Fernando Trueba de la película "Chico y Rita", al pianista cubano Bebo Valdés, fallecido hoy a los 94 años en Suecia.

Para el diseñador Javier Mariscal, Valdés era un "gran caballero, una persona elegante" y fue una pieza clave en la creación de esa cinta con la que consiguieron estar nominados al Óscar en 2012 en la categoría de mejor cinta de animación.

"Gracias a Bebo, y su mirada, conocimos una Habana diferente, antes de arrancar la película ya sabíamos que con él teníamos la mitad hecha", contó a Efe Mariscal, quien también destacó que en todo momento las manos del cubano fueron su referencia para dibujar las manos de "Chico", el protagonista de la película.

"Para mí era fundamental que cuando la gente viera las manos de Chico realmente vieran las manos de Bebo", expresó el dibujante que calificó de "regalo" el haber dibujado las manos del músico, a quien, tanto él como Trueba, "dedicaron" la película.

Y es que Mariscal considera que el haber podido ver a Valdés tocando "tan cerca" ha sido un "homenaje", aunque recuerda que durante el rodaje ya vieron cómo la salud del pianista empezaba a resentirse.

"Mientras hacíamos la película llamó a Trueba para pedirle que le pusiera una mesita junto al piano porque reconocía que si se tenía que levantar para apuntar los arreglos de la partitura, éstos se le olvidaban", señalaba Mariscal en referencia al alzheimer que sufría el músico.

El diseñador catalán lamentó esta enfermedad y cómo hizo sufrir al músico ya que "llegó un momento en el que no podía tocar delante de un auditorio".

En este sentido, Mariscal también alabó la influencia de Valdés en la música, sobre todo "en las nuevas generaciones de músicos cubanos" porque ha sido una persona que ha enseñado un tipo de melodías y ritmos cubanos "perdidos".