• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Jamás le he tenido miedo al trabajo”

Gaby Acuña / Cortesía Gaby Acuña

Gaby Acuña / Cortesía Gaby Acuña

La modelo Gaby Acuña fue animadora de la lotería Chance en Venezuela. La presentadora de Show Business Extra se mudó hace más de tres años a Miami en búsqueda de nuevos retos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gaby Acuña es otra de las presentadoras venezolanas egresadas de la escuela de RCTV que decidió emigrar hace más de tres años en búsqueda de nuevos retos profesionales. Miami, uno de los centros principales de la industria televisiva hispanoamericana, fue su destino. Allá tuvo que empezar desde cero.

Aunque tenía 10 años de experiencia como animadora del juego de lotería Chance y también como actriz –­tuvo participaciones especiales en telenovelas como Caríssima, Viva la Pepa, A calzón quitao y Toda una dama– cuando llegó a Estados Unidos su posición no era diferente a la de una novata.

Mientras hacía las pruebas para programas de televisión –recuerda Acuña–trabajó como todera. No rechazó ninguna propuesta laboral: fue cajera en el restaurante de unas amigas, promotora de eventos y modelo de comerciales.

La gran oportunidad le llegó un año después, cuando se reencontró con un conocido, el productor Miguel Sierralta, que le propuso asistir al casting para Show Business (espacio que tiene dos décadas al aire). La presentadora fue seleccionada. Desde esa plataforma ha podido entrevistar a celebridades latinas como Cristian Castro y Carlos Vives. Debido a su desempeño, en 2012 le dieron otra responsabilidad: ser una de las caras del nuevo noticiero, Show Business Extra, que transmite Meridiano TV desde abril.

—¿Por qué tomó la decisión de irse a Miami?

—Mentiría si dijera que no me estaba yendo bien en mi país, pues tenía un trabajo estable como imagen de una lotería. Había logrado comprar una casa y un carro. Me vine por un impulso. Un día estaba en Miami y fui a visitar al Mister Venezuela 2003, Andrés Mistage. Cuando salí al patio, había un lago lleno de patos y pensé: “¡Esta es la vida que yo quiero!”. Me atrajo la paz.

—¿Llegó sin trabajo?

—Sí, tenía ciertas ofertas, pero nunca algo estable. Tuve que tocar puertas. Cuando estás en otro país nadie conoce tu trabajo y Miami es una plaza difícil porque no solamente vienen los venezolanos sino muchos latinoamericanos.

—¿Cuál fue su primera oportunidad?

—Mi mayor oportunidad ha sido estar en Show Business. Como es un programa que tiene mucho tiempo al aire, pienso que me ha dado una plataforma.

—¿En esos primeros años vivió de sus ahorros?

—Me vine a Miami con la venta de mi carro. “Con estos dólares arranco”, dije. Pero aquí todo es pagar y pagar. Me vi en la necesidad de convertirme en una todera, pero jamás le he tenido miedo al trabajo ni a los retos. Lamentablemente, mis ahorros se acabaron y tuve que vender mi apartamento en Caracas. Las relaciones públicas me ayudaron mucho. Fui hasta promotora de eventos en discotecas. Así fue como me reencontré con Miguel Sierralta.

—¿Ahí empezó su noviazgo?

—Nos conocemos desde hace siete años. Trabajamos juntos en el programa Elatinmusic. Me vine a Estados Unidos y no supe nada de él sino hasta el evento. Conseguí la animación del espacio y a los tres meses empezamos a vernos con miradas raras. Él siempre iba a mis grabaciones y yo me ponía más bonita de lo normal. Un día me invitó a cenar para proponerme algo de trabajo, pero era mentira. Nos quitamos las caretas y ya tenemos dos años de bonita relación.

—Ha entrevistado a muchos artistas latinos, ¿con quién considera usted que le falta conversar?

—Mi principal meta es perfeccionar el inglés porque quiero entrevistar a las estrellas de Hollywood. Quiero irme a Los Ángeles. Miami no es el mejor lugar para aprender el idioma, pero recibo clases privadas con el profesor que enseñó a Shakira. Cada vez entiendo más, pero me falta soltar la lengua.