• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Jaime Gili y Juan Pablo Garza abren la programación de Oficina #1

Gili tomó una pieza de Max Bill y continuó la línea de trabajo del diseñador suizo | FOTO NELSON CASTRO

Gili tomó una pieza de Max Bill y continuó la línea de trabajo del diseñador suizo | FOTO NELSON CASTRO

Droits de succession y Sin título con amarillo son las individuales que los artistas inaugurarán mañana a las 11:00 am

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mañana Oficina # 1 inaugura la programación expositiva de 2014, un año que promete ser importante para la galería, a pesar de la difícil situación que vive el país. Desde ahora contará con dos espacios en el Centro de Arte Los Galpones. La adquisición le permitirá duplicar la oferta de exhibiciones y darle mayor apoyo y difusión a los artistas que representa.

El caraqueño Jaime Gili y el marabino Juan Pablo Garza, ambos ganadores del Salón Jóvenes con FIA en distintas ediciones, son los responsables de las primeras individuales del año. El primero presentará Droits de succession y el segundo, Sin título con amarillo, en la nueva sala de exposiciones, el galpón 6, que anteriormente ocupaba la galería Fernando Zubillaga.

En Droits de succession el creador residenciado en Londres exhibe un trabajo realizado a partir de pruebas de impresión de artistas como Carlos Cruz-Diez, Marcel Floris, Max Bill y Francois Morellet, desarrolladas en los años setenta y que compró a una galería alemana. Gili considera que en esta propuesta no hace una intervención –prefiere no asociar estas piezas con el término–, sino más bien un estudio, una reflexión sobre las obras de quienes son sus grandes maestros.

“Lo que hice fue meterme en sus trabajos, aprender de ellos. Ese es mi punto de vista. Aunque de cierta forma estoy destruyéndolas, pues algunos pueden pensar que es una especie de herejía porque muchos preferirían tener la prueba de impresión de Cruz-Diez sin los aportes que hago en ella. Esto es un experimento del que estoy aprendiendo”, indica.

En Sin título con amarillo Garza hace una exploración de la naturaleza muerta como una suerte de estructura de pensamiento. En la sala hay pinturas, fotografías, instalaciones y ensamblajes, la mayoría elaborados con objetos cotidianos de su taller y de su casa: “Abordo la exposición como un soporte sobre el cual ordenar ideas que nacen del contacto con el mundo, con las ideas, con los objetos. La naturaleza muerta se convierte entonces en un instrumento para reflexionar sobre mi relación con el arte, mi metodología de trabajo y mi manera de experimentar. Me interesa cómo está profundamente ligada a lo doméstico, a la casa, al estudio; me interesa cómo fue considerada un tema menor dentro de los grandes temas del arte y cómo se ha paseado por lo simbólico, lo bucólico, lo decorativo, lo espiritual y hasta el mal gusto”.