• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Jacobo Borges: “He sobrevivido por ser un rebelde”

Jacobo Borges vuelve sobre algunas de sus obsesiones: el agua y el cambio | Foto Omar Velíz

Jacobo Borges vuelve sobre algunas de sus obsesiones: el agua y el cambio | Foto Omar Velíz

Una antología que repasa los últimos 30 años del pintor es la que presenta la Galería Freites. Se divide en 12 estaciones de lectura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es atravesar un umbral. Es una historia en la que los temas siempre retornan. Un itinerario que no tiene final. Los espacios pictóricos de Jacobo Borges –distintos pero derivados de sí mismos– se cruzan en la idea del tiempo y hacen que el espectador camine entre el agua y la ficción. Porque para el artista nacido en Catia en noviembre de 1931 una sola realidad no es suficiente.

La destruye y reconstruye en otras tantas a partir de encuentros, emociones, colores. Su trazo es así instante y permanencia.Una antología de estos movimientos es la que presenta desde hoy la Galería Freites en la exposición Jacobo Borges, con la curaduría de María Luz Cárdenas.

 Los últimos 30 años creativos del pintor –desde De las relaciones humanas hasta Paisaje desde el mar– se exponen divididos en 12 estaciones de lectura, como un inventario de sus inquietudes. En el piso 1 explota el color, en la planta baja están las grandes dimensiones y en las salas más pequeñas aguarda su trabajo digital, de comienzos del siglo XXI, con los duborcom. Pero en esta nota es el mismo pintor quien hace su antología. Las aguas.

“Yo he tenido muchas experiencias con la muerte y con el agua. A los 8 años me iba ahogando en uno de los pozos que dejaba la lluvia en Catia. Por presión de los muchachos me tiré. Como no sabía nadar, empecé a tragar agua. Cuando los demás me vieron se asustaron y se fueron a la parte de arriba del pozo.

Cada vez que lograba salir a flote me daba cuenta de que ellos veían mi muerte y cuando estaba dentro del agua estaba viviendo mi fin. Luego, como pude, me agarré de una rama y fue lo que me salvó”.El agua es fundamental en las obras del pintor, atraviesa todos sus períodos; algunas veces representada como un remanso, otras con la violencia del mar herido. Uno de los cuadros, ubicado entre los primeros en el ejercicio museográfico, es Nuevo mundo. Al artista le recuerda a uno que hizo en los años cincuenta, de la serie La pesca. “Cuando hice eso no entendí la relación, aquí también hay círculos pero es todo caótico y no están en un solo tiempo. Yo estuve bloqueado con este cuadro a causa del color.

Y Ximena, que tendría como 2 años, me decía: ‘Azul, papi’. Cuando me descuidé había agarrado mi brocha y lo había manchado. La primera impresión fue borrarlo, pero después me di cuenta de que era lo que le faltaba. En cierta manera es como si el agua se metiera”.Con Reflexiones de agua II y Solo un nadador recuerda otro episodio: una vez en la playa Oceánica, cuando se metió al mar fue arrastrado por la resaca. “No luché contra las aguas. Me dejé llevar y descubrí que la muerte es dulce, lo que es duro es vivir”. 

Aquellos umbrales. México y Alemania, entre los años 1988 y 1992, fueron experiencias que lo determinaron. Introdujeron en su trazo lo cotidiano, el espejo y el umbral, las arquitecturas antiguas, que transitan entre lo que está allá –y a lo que no se tiene acceso– y el aquí, en cierto modo indefinido. 

“Berlín estaba encerrado con el muro. Era una sensación extraña estar así en una ciudad tan grande. La salida era siempre una puertita. En el barrio una vez hubo una fiesta, yo quería estar pero no podía. Desde la ventana veía lo que estaba afuera y adentro. Un día me metí en esa fiesta, pero estando adentro estaba afuera también, porque ellos estaban afuera: en un mundo totalmente marginado siempre estás afuera. Al principio fue como un escape, pero después se convirtió en una manera de ver el mundo.

Y mi trabajo no es sino un proceso de esas experiencias, que después conceptualicé, incluso las estudié filosóficamente”. La velocidad de la mano. El cine, el teatro y la música han formado parte de su desarrollo. De dimensión orgánica, representan movimiento y transformación. Así indagó en las huellas que dejan los instrumentos musicales: las patas de un piano pasan a ser las del animal, como en los cuadros León bebiendo y Mujer con piano.

Y llega a la Camerata de Caracas, relación que comenzó con autorretratos como los que hiciera luego imitando a Rembrandt. “Los pasos de una cosa a otra tienen muchos motivos. Hay veces que una palabra o una imagen te hacen ir en una dirección diferente. Y aunque parezca una ruptura, hay continuidad, que muchas veces no ves. En ese momento hablé con Isabel (Palacios) y ella me dijo que por qué la Camerata no tocaba en mi casa, ellos no tenían lugar y eran como 20 músicos. No me había enfrentado a la tarea de pintar un grupo. Decidí hacer el cuadro donde están ensayando. Las manos se mueven a toda velocidad en el dibujo.

Es una especie de movimiento sin fin, como el mar”. Artista en el tiempo. “Quiero vivir 30 años más. Yo he sobrevivido por ser un rebelde. Lo que he hecho siempre es oponerme al destino que la vida me había mandado. Los cambios son una manera de romper conmigo.

El peor enemigo de todo proceso creativo es uno mismo”.Para Borges el arte es siempre la búsqueda de la libertad. Porque dice que no se puede quedar quieto. “Hay gente que descubre una cosa y pasa años en ese trabajo.

Lo admiro, pero yo no puedo; después de un año o dos es imposible seguir en lo mismo. Al final, en el artista siempre hay obsesiones y cosas que regresan. Un crítico alemán dice que yo entro y salgo. Y así ha sido siempre mi trabajo”. Jacobo BorgesGalería Freites, avenida Orinoco, Las MercedesInauguración: hoy, 11:00 am

ActividadesSábado 27 de febrero, 11:00 amJacobo Borges y su relación con la músicaInvitada: Ximena BorgesSábado 5 de marzo, 11:00 am30 años de creaciónInvitada: Luz María CárdenasSábado 12 de marzo, 11:00 amEl agua como fuente de inspiraciónSábado 2 de abril, 11:00 amJacobo Borges y su relación con las artes escénicas y el cineSábado 9 de abril, 11:00 amLos duborcom, el encuentro con el mundo digitalSábado 23 de abril, 11:00 amImagen de Caracas. Proyecto multimedia