• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Isabel Pereira: Es el momento de la consciencia democrática

Pereira considera que el gran logro del pueblo venezolano en los últimos 15 años es haber evitado la imposición del comunismo | Foto Leonardo Guzmán

Pereira considera que el gran logro del pueblo venezolano en los últimos 15 años es haber evitado la imposición del comunismo | Foto Leonardo Guzmán

La autora dice que el pacto social de 1958 está en decadencia por el modelo rentista y que se avecina la necesidad de otro contrato 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para proponer salidas a la actual crisis política, social y financiera del país, la socióloga Isabel Pereira vuelve a la definición de pacto social enunciada en el siglo XVIII por Jean Jacques Rousseau: un acuerdo real o hipotético entre las partes de una comunidad, como el que adquiere un Estado con los ciudadanos a los que representa. La ruptura de la plataforma de este consenso social en Venezuela es el tema de su libro La quiebra moral de un país: hacia un nuevo contrato social (Artesano Editores, 2013).

“Mi objetivo es que las ideas expresadas en esta publicación contribuyan a la discusión sobre el país que queremos. Por eso, estaré visitando diversas instituciones y organizaciones ciudadanas para dar a conocer estas ideas y entender cuáles son las aspiraciones de la gente, cómo podemos construir la agenda de un nuevo contrato social”, dice Pereira  y afirma que el deterioro actual del régimen es el mejor momento para reforzar la consciencia democrática de los venezolanos.

La hipótesis de la obra es que el proyecto de país creado en 1958 por el Pacto de Puntofijo –lo más cercano a un contrato rousseauniano hecho en Venezuela– y que estableció lo que Pereira llama “el Estado betancouriano” tenía en la consagración de la omnipotencia del Estado y de su propiedad sobre la renta petrolera el germen de la destrucción de la democracia. Para la autora éste es el momento final de ese pacto social –y también de su agotamiento– que está signado por lo que denomina la quiebra moral del país y se expresa en “la intención política de convertir los recursos públicos [generados por el petróleo] en instrumentos de coacción material y espiritual de la población como única vía para la permanencia en el poder del gobierno de turno”, escribe en la presentación del libro.

Entre las medidas indispensables de la agenda del nuevo pacto, Pereira se refiere a la necesidad de fundar un capitalismo humanista, el fortalecimiento  de las instituciones garantes de la democracia, el desmontaje del monopolio público de los sectores más rentables de la economía –incluido el petróleo–, la descentralización del Estado, promover las valoración de la clase media como objetivo aspiracional de los sectores populares y convertir al Estado patrimonial en uno de servicio a los ciudadanos.