• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ir contra el sentido de la realidad cambiante

Seis bailarines transforman el significado de ser distintos en las calles de las urbes nacionales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El diccionario de la Real Academia define "contrasentido" como la interpretación paradójica a la natural de las palabras o expresiones. Y es exactamente en esa tesis que se construye la obra Contrasentido, en la que seis bailarines venezolanos de la compañía AM Danza de Habilidades Mixtas cuestionan la relación con el individuo discapacitado que tiene la sociedad venezolana contemporánea, agobiada por la violencia y la sobreexposición mediática.

La pieza abunda en nuevas gramáticas para la expresión corporal que permite al espectador salir de su zona de comodidad para ver la cotidianidad desde otra perspectiva. Así, el baile se convierte en una oportunidad para ver el entorno nacional desde la visión de quienes son más vulnerables.

La obra de creación colectiva se presenta hasta esta noche como parte del decimoctavo Festival Internacional de Teatro y reúne a los bailarines Fabiola Zérega, Alejandra Peña, Julio Loayza, José Conde, María Fernanda Castillo y Pedro Alcalá en una metáfora de cómo lo cotidiano en el país puede convertirse en una amenaza apenas el ciudadano pierde alguna facultad física. La escenografía de Edwin Erminy, construida a base de afiches y pendones en grandes formatos que multiplican las marcas del consumismo nacional, y el viedeoarte, a cargo de León Grauer, que imita el tránsito pedestre por las abarrotadas avenidas y aceras caraqueñas, son capitales para dotar de expresión los movimientos de los bailarines.

La obra presenta un concepto interesante, pues reúne a individuos con condiciones físicas diversas para crear una metáfora inquietante, no de la minusvalía o de la discapacidad, sino del irrespeto a la diferencia. La pieza surgió del trabajo con la coreógrafa alemana Gerda Köning y su grupo DIN A 13 Tanzcompany.

En los 50 minutos que dura la puesta en escena, los 6 cuerpos de los bailarines a partir de posturas e interacciones inesperadas obligan al espectador a preguntarse sobre las reacciones individuales frente a los entornos hostiles y la fragilidad de la propia humanidad. Como pieza artística, Contrasentido tiene el valor de sacar al espectador de su realidad para demostrar que la discapacidad física no sólo es otra fuente de movimiento, sino otra manera de reordenar el espacio circundante.

Coordenadas:

Contrasentido, hoy en Asociación Cultural Humbold, avenida Juan Germán Roscio con avenida Jorge Washington c/c avenida Los Próceres, San Bernardino