• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Internet se adueñó de la cobertura electoral

VivoPlay cuenta con 81.000 suscriptores

VivoPlay cuenta con 81.000 suscriptores

Anodino y poco profundo fue el trabajo realizado por los canales privados el domingo 6 de diciembre. Los voceros del PSUV tuvieron mayor presencia en pantalla mientras que la MUD encontró alternativas en la red

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La autocensura que los canales privados han aplicado por el efecto RCTV dio sus frutos el domingo. Durante las elecciones parlamentarias, una cobertura de más de 12 horas trivializó los hechos y los estudios de algunos canales se convirtieron en el escenario de autofotos protagonizadas por los periodistas. La información periodísticamente útil pasó, en el mejor de los casos, a segundo plano.

Andrés Cañizález, profesor investigador de la Universidad Católica Andrés Bello, señala que hubo una tendencia marcada a invisibilizar a la oposición en las señales de Televen, Globovisión y Venevisión. “En el mejor de los casos jugaron a un cierto equilibrio con los políticos invitados. Pero con un sesgo que, en mi opinión, impidió ver lo que proponían otros candidatos distintos al partido de gobierno”, añadió.

El académico aseguró que en esta ocasión faltó, además, la cobertura previa de la campaña electoral para que los candidatos, especialmente los del interior del país, tuvieran más espacio.

Para Luis Carlos Díaz, periodista y experto en redes sociales, la televisión privada venezolana decidió hacerse irrelevante. Señala, además, que los periodistas no agregaron valor a la información y no se atrevieron a ir más allá del guion. El comunicador indica que la censura quedó evidenciada cuando el rector del CNE Luis Emilio Rondón fue sacado del aire mientras criticaba la decisión de extender el horario de las mesas de votación.

“Ese tipo de decisiones tiene un costo y es la audiencia. Si un canal no tiene rating, ¿de qué vive? Una de las respuestas posibles es que hay medios de capital privado a los que no les interesa el negocio, sino el control del discurso”, reflexiona Díaz. Además recuerda que la oposición no existió para las televisoras privadas y que todos se encadenaron, luego del cierre de campaña, para transmitir una entrevista a los candidatos oficialistas desde el Cuartel de la Montaña.

Carlos Guzmán, director del Instituto de Investigaciones de la Comunicación de la UCV, es tajante al afirmar que las únicas televisoras privadas que cubrieron con imparcialidad la jornada electoral fueron CNN en español y NTN 24.

“El miedo en Venevisión y Televen era notable. La gran mayoría de la población venezolana no pudo enterarse de nada por esos canales. Hay que destacar que frente a unas televisoras asustadas y que banalizaron el contenido, las redes se convirtieron en una herramienta fundamental, lo que viene a confirmar lo dicho por Antonio Pasquali y Manuel Castells hace años: ‘el Internet es cultura, política y libertad”.

Los tres especialistas coincidieron en que el momento más notable de autocensura fue cuando todos los canales decidieron transmitir la alocución en la que el presidente Nicolás Maduro aceptaba la derrota, mientras obviaban la noticia del momento: que la oposición obtuvo la mayoría calificada en la Asamblea Nacional.

Sustitución con experiencia. Cañizález apunta que el cambio no solo será político sino mediático. Explica que luego de la censura masiva a los hechos de represión de 2014, la ciudadanía comenzó a buscar información en otros lugares.

Esa necesidad fue capitalizada por alternativas comunicacionales en medios digitales y la presencia en la web de medios tradicionales, como los impresos. Un caso particular es el canal streaming de la Mesa de la Unidad Democrática, que fue transmitido por Youtube.

La periodista Elsy Barroeta es la gerente general de este proyecto, que comenzó a prepararse en mayo y se puso al aire el jueves 3 de diciembre. El servicio logró picos de 86.000 visitas simultáneas, y se replicaba en redes sociales como Facebook y Twitter.

Barroeta señala que contaron con la colaboración de un equipo de periodistas y con una empresa productora, que se encargó de detalles como la conceptualización y la escenografía, entre otras cosas.

Díaz señala que este canal hizo un trabajo extraordinario al servicio de su militancia. “Pero eso no resuelve. Necesitamos canales que tengan información balanceada, plural. Tuvo más rating que casi todos los del Estado”, agrega.

Por su parte, la experiencia de VivoPlay destacó por su amplia cobertura. La plataforma de streaming transmitió, durante 19 horas continuas, desde todo el país a sus 81.000 suscriptores.

“Estamos en presencia de un nuevo tejido comunicacional, que ha surgido en medio de una coyuntura en la cual la gente estaba ansiosa de contrastar puntos de vista. Esa necesidad de información se cruzó con el nacimiento de plataformas que modelan también otro ciudadano”, finaliza Cañizález.

CIFRAS

86.000 visitas simultáneas alcanzó el canal de la MUD en Youtube. El servicio de streaming estuvo al aire desde el jueves 3 de diciembre hasta el martes pasado

19 horas continuas se emitieron a través de VivoPlay, que transmitió desde todo el país a sus 81.000 suscriptores