• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Inocencia toma el sexo como algo normal”

La actriz se pone de moda / Cortesía Yuvanna Montalvo

La actriz se pone de moda / Cortesía Yuvanna Montalvo

La esposa de Juan Carlos García y ex tenista profesional se siente sorprendida de imponer modas con su personaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De padre mexicano, nació en el país de la Guadalupe y la trajeron a Venezuela con 5 meses de edad, aunque se siente protegida por la virgen morena de quienes pudieran mirarla con ojos consumidos en envidia: por tener unos muslos perfectos, por ser la esposa del galán Juan Carlos García, una de las seis Chicas Polar, imagen de la marca Nike y una deportista que alguna vez estuvo entre las mejores 500 tenistas juveniles del planeta, por su color de piel y por pegarla del techo con su actual personaje de telenovela: la ingenua Inocencia Bermúdez, hermana de Rosa María (Marisa Román), Santa (Nohely Arteaga) y Reinaldo (Gabriel López) en De todas maneras Rosa. Es

Yuvanna Montalvo y tiene un minigimnasio “con todos los juguetes” en su propia casa, revela.

¿Ese bronceado perfecto es de solarium?
—¡No, no! Soy claustrofóbica. No me puedo meter en una cosa de esas, me da pavor. Soy amante de la playa. Hace poco me escapé unos días a Margarita. Soy fiel a Margarita, me casé en Margarita, amo a Margarita con locura, y cuando no, voy al club Valle Arriba y trato siempre de mantenerme bronceadita, porque también estoy con Polar.

Inocencia es muy ingenua en todo, menos en las escenas de sexo con Felisberto Macho (Luciano D’Alessandro).

—Sí, es Inocencia en todo, menos en eso. Es una simple mujer más o menos de 25 años de edad, pero con una mente de 12 años. Parece que es muy buena cama. Para ella eso no es un tabú, lo toma como algo natural, el sexo para ella es algo normal. Saca su lado menos inocente.

—¿Alguna vez Yuvanna ha quedado como la tontica o la gafita?
—No, soy todo lo contrario. Mis amigas me echan broma, me dicen: “El personaje no se parece nada a ti, bueno, menos el cuerpo que es el tuyo”. Una tiene que tener las pilas puestas en la vida, porque si no cualquiera te toma por tonta. No digo que una que otra vez no haya caído en manos de alguien que es más pilas. Pero creo que no soy nada tonta.

—Inocencia no se “cuida”. ¿Yuvanna también quiere tener hijos pronto?

—Claro que se cuida: Inocencia se cuida de los malandros, de la delincuencia. Vamos a ver qué pasa. Apurada no estoy. Juan Carlos me apoya en todos mis proyectos profesionales. Cuando surja el momento nos prepararemos para tener un bebé, porque es una gran responsabilidad. Ahorita hay bastantes proyectos de trabajo y tendremos que buscar un momento perfecto y apropiado. Si te soy sincera me encantaría una niñita.

—¿Mucha actividad en Twitter (@yuvannamontalvo) con Inocencia?

—¡Bastante! Inocencia tiene un club de fans y todo en Twitter. Me pasó algo muy cómico. Estaba en Margarita con Juan Carlos y una señora estaba vendiendo los lacitos para el cabello que uso en la telenovela: “¡Llévese las cintas de Inocencia!”. Y me ve y me dice: “¡Oye, gracias por ponértelas, las estoy vendiendo muchísimo!”. Es increíble. Las niñitas en los colegios están llevando el estilo de Inocencia, por ejemplo, un zarcillo distinto en cada oreja.

—¿Juan Carlos García le hace críticas como actriz?

—No es nada objetivo. Yo le pregunto: ¿qué tal estuvo esa escena? Y me responde: “¡Bella! ¡Te ves bellísima! ¡Me encanta!”. Siempre le encanta. ¿Será porque soy su esposa? Jura que es mi mayor fan. Creo que si nota algo malo no me lo dice. No sirve como crítico.

—¿Qué vio en Juan Carlos García? ¿La experiencia?

—Al principio nada. Absolutamente nada. Claro, era muy chévere, se veía bien y estaba en muy buena forma. Después me di cuenta de que es un caballero y tan amante de la familia como yo. Se metió en un bolsillo a mi papá y mi mamá, y eso es elemental. Me ayudó a crecer mucho como persona. Como pareja es increíble, siempre está ahí apoyando todo lo que uno hace: como Chica Polar o en la obra de teatro Mujeres infieles, en la que es mi jefe. Y tenemos muchos, muchísimos aspectos en común. El deporte, por ejemplo.