• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Il Divo cautivó al público con una sinfónica elegancia

Il Divo | Foto: Archivo

Il Divo | Foto: Archivo

La agrupación de cantantes líricos interpretó las canciones de su más reciente álbum, Wicked Game

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A las 8:30 pm, la tarima de la terraza del CCCT cobró vida cuando Urs Buhler, Sébastien Izambard, Carlos Marín y David Miller aparecieron en escena al ritmo de la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho.

Luego de alcanzar la fama mundial al vender 26 millones de discos en su debut como grupo, el cuarteto volvió a la capital después de casi 3 años para presentar un espectáculo lleno de carisma y elegancia.

El show comenzó de forma puntual frente a un público claramente emocionado con el juego de luces y con una pantalla gigante que ilustró el repertorio musical.

La orquesta criolla, dirigida por el invitado Simón Chalk, acompañó a los divos, que no tardaron en complacer a la audiencia. Ante la ovación generada por la impecable interpretación de "Te amaré", el francés Sébastien Izambard fue el encargado de romper el hielo: "Buenas noches, Caracas. Es chévere estar aquí, somos como cuatro leones en la jaula y tenemos muchísimas energías".

Con la finura de un esmoquin, el cuarteto continuó su exhibición con un repaso de los temas "Dov’e l’amore" y "Nella fantasia". El español Carlos Marín cobró protagonismo e hizo alarde de su habilidad para conquistar al dedicar unas palabras a las mujeres presentes.

"Ustedes son como el vino, mejoran con el tiempo", dijo entre risas.

Il Divo mostró nuevos temas de su más reciente álbum Wicked Game, tales como "Adagio", "Mama" y "Don’t cry for me Argentina", esta última una de las más vitoreadas en la noche.

El tono romántico llegó con el tema "Every time I look at you".

Para cerrar su primer acto, el grupo rindió tributo a Frank Sinatra con la pieza "My way".

Con la empatía asegurada, los cantantes regresaron entonando "Melancolía" y Marín invitó a todos los espectadores a levantarse de sus asientos para moverse al ritmo de "La vida sin amor".


Sentimiento tricolor. Los te- nores internacionales declararon su amor a la capital interpretando una melodía con la bandera nacional en el medio de la tarima. "Quiero decir que fue un real placer. Sin vosotros, Il Divo no existe. Te quiero, Caracas", expresó abiertamente Izambard.

La agrupación prolongó su presentación con los temas "Regresa a mí", "Hallelujah" y "Somewhere", para después deshacerse en elogios ante un público que aplaudió de pie.

"Nunca pensábamos que íbamos a llegar tan lejos. Siempre que venimos, nos reciben con todo el amor y el cariño y de verdad es un placer", expresó con euforia el barítono español.