• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Huáscar Barradas: Hay algo mágico en todo esto de tocar un instrumento

Cuenta que desde muy pequeño su sueño era ser músico, y ha conquistado a millones de personas con fusiones que tienen como punto de partida la música tradicional venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como si se tratara de un experimento de hipnotismo, la música es capaz de mover a millones de personas simultáneamente. Dominar un instrumento es abrirse camino entre oídos apasionados, pero son sólo la disciplina y la perseverancia las que permiten a un instrumentista convertirse en un ancla, una referencia, un ídolo.

Huáscar Barradas captó muy temprano lo emocionante que podía resultar el mundo de las armonías, las melodías y los ritmos, y aprendió con su flauta a impresionar no sólo de la manera convencional, sino también con innovaciones musicales que llevan su arte aún más lejos.

El artista, al que algunos llaman "La Flauta de Venezuela", nació en Maracaibo el 12 de junio de 1964. Cuando tenía 9 años de edad ingresó al Conservatorio de Música José Luis Paz de su ciudad natal.

Desde el comienzo se inclinó por el instrumento que sería su acompañante permanente: la flauta.

Estudió en el Brooklyn Conservatory de Nueva York, del cual egresó con la mención cum laude; en la Escuela Superior de Música de Francfort y en la Juilliard School of Music de Nueva York. Fue miembro fundador de la Orquesta Sinfónica Infantil de Venezuela y de la Estudiantina Juvenil del estado Zulia. "Para mí tocar en la orquesta es donde realmente se aprecia lo maravilloso de la música", expresa Barradas.

--¿Cómo fue su experiencia en el Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela? --La orquesta era mi familia, mi vida. Era donde compartía con mis mejores amigos, y realicé mis primeros viajes como músico. El Sistema de Orquestas es único porque crea lazos de compañerismo y trabajo en equipo para toda la vida. Hay un sentido de pertenencia asombroso. Todos sentimos que la orquesta es algo sagrado y mágico.

Barradas se ha caracterizado por ampliar el espectro de posibilidades de la flauta. Se le puede apreciar en escena interpretando prácticamente cualquier corriente musical desde Johann Sebastian Bach hasta The Beatles; como solista, músico sinfónico, tocando música de cámara, contemporánea, folklórica, flamenco, salsa, jazz o música africana.

--¿En qué se inspira cuando toca la flauta? -- En todo. La vida, el amor, un atardecer, la Luna, el Sol, las estrellas, la gente, una mirada, una caricia, una sonrisa... y en la magia del propio sonido que sale de un tubo de metal con orificios que se llama flauta. Sonidos capaces de sacar lágrimas y poner alegre a mucha gente. Hay algo mágico en todo esto de tocar un instrumento.

--¿Qué ha sido lo más difícil que ha tenido que pasar en su carrera? --Las audiciones y competencias internacionales que son súper duras. Lo más difícil es nunca, pero nunca defraudar al público.


El pequeño Huáscar

"Mi flauta era mi bate de beisbol o mi balón de básquet. Pero sí jugué metras, perinola o emboque, volaba petacas o papagayos. Me encantaba pasear en bicicleta, jugar baloncesto, tenis y, además, nadé competitivamente unos cuantos años. Practiqué varios deportes. El deporte es mi otra pasión", cuenta, y aconseja a los más chicos: "No permitan que nada ni nadie les robe sus sueños. Rodéense de los mejores. 80% es trabajo y disciplina con 20% de talento, nunca olvidar eso. Somos arquitectos de nuestro propio destino", afirma.