• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

En Hollywood manda el bisturí

Algunas publicaciones señalan que Demi Moore se ha sometido a tratamientos con láser | Foto AP

Algunas publicaciones señalan que Demi Moore se ha sometido a tratamientos con láser | Foto AP

Hombres y mujeres famosos han recurrido a las cirugías y al bótox con la esperanza de alargar un poco más sus carreras artísticas 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nueva apariencia de Renee Zellweger reavivó el debate sobre la presión que ejerce la industria del cine sobre las estrellas para mantenerse jóvenes.

En un afán por prolongar su carrera unos años más, la búsqueda de la lozanía de muchos artistas suele terminar en quirófanos y consultorios estéticos, no siempre con buenos resultados.

“Estoy contenta de que la gente me vea diferente (…) Estoy viviendo una vida feliz y diferente, más plena. Estoy encantada de que se note”, declaró la protagonista de Bridget Jones a la revista People. Sin embargo, no faltaron especialistas que afirmaron que la actriz se había sometido a blefaroplastia, rinoplastia y estiramiento facial, entre otros procedimientos.

Pero el cambio de Zellweger no es el primero que impresiona a Hollywood. El exceso de bótox que por años usó Nicole Kidman dejó secuelas en su rostro, que era considerado uno de los más hermosos de la industria.

La actriz, que se arrepiente de su decisión, aseguró al diario español El País que ya no usa el fármaco. “Lo del bótox fue un error, fruto de la presión y del deseo de lucir mejor, algo que les pasa a muchas actrices en Hollywood. Puedo decir que no he vuelto a usarlo y que lo que ven ahora es el resultado de una vida sana (…) Nada de cirugía”, expresó.

Otra que lucha contra el tiempo es Susan Sarandon, quien ha declarado que es defensora de las operaciones estéticas. “No pierdo trabajos por mostrar mi ideología, pero sí porque engordo y me hago mayor”, dijo la intérprete a Oprah Winfrey en 2013. La protagonista de Thelma y Louise se ha sometido a liposucciones y rejuvenecimientos faciales.

Sharon Stone contó que algunos cirujanos se han ofrecido a operarla, pero que nunca ha querido entrar a un quirófano. Sin embargo, varios especialistas han dicho que los cambios en su rostro delatan el uso de bótox en la frente y rellenos con ácido hialurónico en los pómulos.

Demi Moore tampoco se ha escapado de ser auscultada por la opinión pública. Aunque la exesposa de Ashton Kutcher niega haber recurrido al bisturí, los rumores sobre implantes mamarios, bótox, colágeno y liposucción siempre la han rondado.

Los hombres de Hollywood tampoco han sido inmunes a la obsesión de la meca del cine por la juventud y la belleza. El rostro del otrora sex symbol Mickey Rourke ha sufrido deformaciones tras las múltiples y continuas cirugías, mientras que la cara de Sylvester Stallone es cada vez menos parecida a la de Rocky tras el abuso de la toxina botulínica.

Más naturales. En 2008, el Daily Mail tuvo que indemnizar a Kate Winslet con más de 25.000 dólares. La razón: el tabloide aseguró que la actriz británica mentía sobre el ejercicio que hacía para mantenerse en forma. La artista siempre se ha mostrado reacia a la cirugía plástica y ha dicho en reiteradas ocasiones que ama su cuerpo tal cual es.

Meryl Streep también se ha opuesto a los procedimientos estéticos. A los 65 años de edad, la actriz ha declarado que prefiere envejecer con gracia y sin ninguna interferencia artificial.

Con ella coincide Emma Thompson, quien ha dicho que practicarse tratamientos estéticos sería una traición a sus principios. “Me encantaría poder lavarle el cerebro a todas las mujeres y explicarles que no importa su aspecto. Es una obsesión insana”.

Entretanto, Jodie Foster también se ha mostrado defensora de la naturalidad: “Prefiero que digan ‘esa mujer tiene la nariz fea’ y a que comenten ‘a esa mujer le han dejado horrible la nariz”.