• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Henry D'Arthenay: “Lloro de ver tanto futuro golpeado”

La presentación en Caracas se realizó en el Anfiteatro de El Hatillo | Foto Cortesía

La presentación en Caracas se realizó en el Anfiteatro de El Hatillo | Foto Cortesía

El grupo no se presentaba en Caracas desde diciembre. Dicen que la vida se les ha acelerado desde que se fueron México

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay algunas frases en las canciones de La Vida Bohème que acentúan el entusiasmo. Los seguidores las cantan como si cada decibel aumentara la probabilidad de que se vuelva realidad.

Son aquellas que se refieren a un futuro mejor, a una salida al atolladero en el que se sienten. “Las rodillas me tiemblan/ pero no puedo parar/ quiero que mis hijos tengan/ lo que a mí/ me quisieron quitar”, del tema “Aún", fue una de las entonadas como un ejercicio de desahogo el domingo en la noche en el Anfiteatro de El Hatillo, un aforo de 700 personas que se quedó pequeño.

Hasta las más sombrías sirvieron de catarsis. “Cementerio del este" y "Cementerio del sur” fueron acompañadas por una serie de imágenes alusivas a la ciudad como un extenso camposanto. Alrededor de los músicos, cuatro cruces de más de un metro resaltaban el concepto de la muerte como elemento común en una ciudad asediada por el hampa.  

“Sí”, contesta el vocalista Henry D'Arthenay en camerinos cuando se le pregunta si cree que con sus composiciones dan esperanza a la gente. “La lucha tiene sentido, por eso intentamos rescatar esperanzas. Muchas veces las cosas decaen para que resurjan. Es doloroso. No digo que esté bien. Lloro de ver tanto futuro golpeado”.

El también guitarrista asegura haber llorado en las tres ciudades que estuvieron: Barquisimeto, Maracaibo y Caracas. “Uno se esfuerza porque pienso que el arte puede tener un impacto positivo, pero me duele lo que veo. Todas las personas, independientemente del oficio, están muy desanimadas con respecto al oficio que hacen”.

No se presentaban en la capital desde diciembre. Tenían pensado realizar las presentaciones en febrero, pero las protestas lo impidieron. “Es muy doloroso volver a mi país y ver cómo hay resentimientos viejos transformados en nuevos”, acota el músico.

Tocaron 20 canciones en el evento, cuya entrada fue gratuita, pues los costos corrieron a cargo de Telefónica con el apoyo de Hatillo Cultura.

Cambio de vida. La vida les ha cambiado a los músicos. En el caso del cantante, se les ha vuelto acelerada. “Hemos tenido días en los que dormimos apenas tres horas”, dice  sobre su ajetreado itinerario.  

“Por primera vez estoy viendo la parte del espectáculo. Hace unos días tocamos en el Zócalo de México. En la noche agarramos un vuelo a Tijuana para luego cruzar a Los Ángeles. Ahí tocamos y después viajamos a Venezuela”, cuenta.

Es la rutina desde que decidieron establecerse en México. La gira iba a tener mas fechas, pero por la intensificación de las protestas en febrero tuvieron que posponerla.

“Nos quedamos sin tocar y cobrar. Salió la oportunidad del Vive Latino en marzo que nos abrió las puertas. Nuestra disquera Nacional Records también nos decía que era el momento de atacar el mercado norteamericano. Por más bulla que hacíamos en Venezuela, el problema político nos afectaba”, detalla D'Arthenay sobre las razones para salir del país. Además, en México firmaron con una empresa encargada de comercializar sus shows.  

Y no pararán. El viernes estarán en Chile y en México tienen pautado otras fechas como las del 31 de octubre en el Festival de la Muerte en Tlaxcala. “No sé si deba decir esto, pero le abriremos a Editors, en plaza Condesa”, dice sobre la presentación que la banda británica tendrá el 3 de noviembre.