• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Hany Kauam: “Creo que uno nunca debe detenerse mucho en qué pensarán los demás”

Hany Kauam | Foto: Williams Marrero

Hany Kauam | Foto: Williams Marrero

El autor de la canción más sonada en la campaña por la reelección del presidente Chávez realizará una gira internacional, pero antes editará un álbum que será su carta de presentación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando atendió el teléfono, Hany Kauam regresaba de la concentración convocada por los partidarios del presidente Chávez para conmemorar 55 años de democracia ininterrumpida en Venezuela. Desde la campaña para las elecciones celebradas el 7 de octubre, la política comenzó a ser un tema de importancia –por lo menos públicamente– para el artista, que ganó popularidad a partir de Fama, Sudor y Lágrimas, un reality show transmitido por RCTV, el canal al que el Gobierno le negó la concesión después de medio siglo de historia.

La carrera musical del descendiente de árabes nacido en Ciudad Bolívar sufrió una pausa por motivos legales. Tras su conflicto con el manager Alberto Kauam, regresó a los escenarios con un álbum titulado En todas partes (2010). Allí estaba presente la canción “Dar de amor”, que no generó mayor revuelo. Pero el autor le dio un giro a la letra, la rebautizó como “Chávez corazón de pueblo” y la grabó con Omar Enrique y Los Cadillacs para convertirla en un hit propagandístico.

El artista ha sido atacado y su cuenta de Twitter fue saboteada, pero aun así deja allí su correo electrónico y su teléfono celular, como para depositar confianza en sus detractores. Acaba de lanzar un sencillo, como abreboca del disco con el que pretende ponerse al día. Luego comenzará una gira promocional que pasará por Perú, Ecuador, México, República Dominicana y Colombia.

 

—Tengo entendido que “Loco por tu amor” era una canción que tenía engavetada y ahora decidió editar...

—Sabes que ese es mi oficio de siempre. Es cierto. La tenía guardada y decidí dársela a Venezuela antes de la gira internacional. La semana que viene empiezo a grabar el video nuevo. Es un reggae pop, un género que nunca había grabado para mí ni para mis discos. Ahora estoy enfocándome en las redes sociales y en plataformas como ReverbNation. Mi cuenta de Twitter había sido hackeada y tuve que empezar desde cero. Ya llevó más de 4.000 seguidores. La gente me pregunta a través de mensajes directos si en verdad soy yo... porque desconfía. La canción ha funcionado muy bien en Internet. Llegó al primer lugar de descargas en el país. El lunes hicimos el lanzamiento y ya se siente la locura.

—¿Cuáles son las metas para 2013?

—Son muchas cosas. Internacionalizar mi música, por ejemplo. También lanzaré una edición especial, una serie juvenil, una película, un DVD y un libro. No quiero decir mucho al respecto. Prefiero que la gente vea todo a medida que vaya saliendo.

—¿Qué es lo más próximo?

—Esperaré un poco más para publicar el libro porque cada día que pasa hay un poquito más de la trayectoria y de las anécdotas. La idea es contar cosas que me han ocurrido en los conciertos y en las giras. También viene Canción por canción. Estaré en teatros haciendo el DVD. No será algo muy producido. Más bien quiero que sea espontáneo. Vamos a salir en el autobús, en la preproducción. Mi objetivo es que la gente vea cómo se llega al show.

—Sobre el disco, en específico, ¿qué puede contar?

—El disco llegará pronto. Lo están masterizando en Los Ángeles. Va a ser una edición especial, como una tarjeta de presentación que me llevaré al extranjero. Hay temas viejos remezclados y rearreglados, pero también hay cuatro inéditos, incluido “Loco por tu amor”. Es chévere porque la gente va a cantar la mayoría de las piezas del álbum mientras preparo uno completamente inédito. Estoy seguro de que están mucho mejor trabajadas en el estudio. Se trata de recordar lo que he hecho toda mi vida, desde los 8 años de edad.

—¿Qué significó en su vida escribir una canción para la campaña electoral del chavismo?

—“Chávez corazón de pueblo” fue una canción de hace cuatro años, que primero llamé “Dar de corazón”. Estaba en mi disco cuando escribí “La mujer perfecta” para la telenovela. La canté al Presidente de mi país, en el que creo. Me siento tranquilo porque se logró el propósito: darle música y alegría a la gente. He visto que muchos hacen comentarios, como diciendo que alcancé la popularidad porque hice ese tema. Y yo quiero recordarles que la cosa no es así. He trabajado en canciones que, quiéranlo o no, han quedado en el corazón de mucha gente. Algunos se han enamorado con mis temas, han pedido matrimonio y hasta les he dedicado canciones a sus madres...

—¿Cómo ha sobrellevado los ataques de opositores?

—Creo que uno nunca debe detenerse mucho en qué pensarán los demás, siempre y cuando seas sincero y estés haciendo algo bueno por alguien. La música une a los países y a las personas. He visto familias desunidas por la política, y no es bueno llegar a esos extremos. Mis letras siempre van por el camino positivo, y esa es la manera, seas de un lado o del otro. Trato de que cada una de mis frases llene el alma de la gente con buenos sentimientos.


Balada en griego

“Es tu amor”, una balada incluida en el primer disco del cantautor, titulado simplemente Hany Kauam, rápidamente le abrió camino en emisoras radiales al pelón de lentes oscuros. De aquel álbum, vendió en Venezuela 50.000 ejemplares, que no es una cifra nada despreciable para un mercado discográfico consumido por las descargas ilegales y la piratería. Pero esa canción, que fue parte de la banda sonora de la telenovela Mi prima Ciela –transmitida a través de Radio Caracas Televisión y protagonizada por Mónica Spear y Manuel Sosa–, trascendió las fronteras geográficas e idiomáticas. Para sorpresa del propio compositor, sus melodías fueron adaptadas al portugués (en Brasil) y al italiano. También se convirtió en uno de los temas más populares en Grecia. “Fue una cosa loca –dice Kauam–. Uno nunca está pensando en eso. La escribí para mi madre hace muchos años. Uno no piensa en hits. Trato de estar cerca de la sinceridad, sin tomar en cuenta el mercadeo ni la estrategia. Eso es lo más importante”.