• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Hamlet involución: ser o no ser sigue siendo la cuestión

La obra cuenta con las actuaciones de Dixon Acosta, Varinia Arráiz, Homero Díaz y Patricia Ramírez | Archivo

La obra cuenta con las actuaciones de Dixon Acosta, Varinia Arráiz, Homero Díaz y Patricia Ramírez | Archivo

La pieza es una versión libre de Máquina de Hamlet del alemán Heiner Müller y el texto escrito por Shakespeare. Dirige Jesús Carreño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un hombre con rostro de calavera es ahorcado por un gigante -una mano en la soga, en la otra un bate. Gira y se agita. Él es Hamlet. O tal vez lo fue. Quizás nunca representó a nadie, y sus palabras no significan nada. Cabizbajo y melancólico, aún buscando a su noble padre, él cuelga su rostro y su drama.

El suyo y el de sus acompañantes -Ofelia, a quien el río no contuvo; los fantasmas y los enterradores- es un monólogo que se entrecruza con elementos del teatro físico, con secuencias de movimientos, algo de clown y burlesque en una propuesta escénica que, en el fondo, habla del ser humano.

Hamlet involución es el montaje que dirige Jesús Carreño y para el que quiso hacer algo más experimental. "Yo soy egresado de la Compañía Nacional de Teatro y mi maestra fue Diana Peñalver. No había aplicado muchas de las cosas que aprendí en dirección. Así que quise enfocarme en eso y buscar otras imágenes, llevar a otros lados el trabajo de investigación", dice.

La pieza, que se presentará desde el sábado en Río Teatro Caribe e incluye música en vivo, es el resultado de una adaptación libre de otras dos muy grandes: Máquina Hamlet que escribió Heiner Müller en la Alemania de los años setenta -con el muro dividiendo mucho más que las ideologías- y el Hamlet de Shakespeare. Al primero, conformado por cinco monólogos, lo ensambla con textos del segundo para generar otra atmósfera; pero sobre todo para deconstruir un clásico. "Creo que el público está acostumbrado a la falta de confrontación en la escena", agrega Carreño.

En Hamlet involución el espacio está vacío y oscuro. Solo un barril, sobre el que los personajes se montan y golpean, es la escenografía. El resto del drama es el cuerpo, que los actores cubren con telas negras y antifaces. Esta vez Hamlet está más viejo y desgastado, y Ofelia ha perdido la cuenta de las veces que se ha intentado suicidar y no puede. Y a los mismos dolores se suman críticas hacia la pobreza, la cicatriz de la lucha, el consumo, el cuerpo humillado, la guerra. "Danos, señor, el homicidio nuestro de cada día", corean los personajes, interpretados por Dixon Acosta, Varinia Arráiz, Homero Díaz, Patricia Ramírez y Jonathan Mora, entre otros.

Expresa el director: "Queremos hablar de la involución de la sociedad, en la que ya nada importa, no tenemos asco, nada nos asombra. Agredimos al otro, vivimos en miseria; es una civilización cada vez más destruida, reprimida, oscura. Es como si pasáramos de ser humano a ser monos otra vez". Porque ser o no ser sigue siendo la cuestión.