• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Hamlet, el homenaje a Ugo Ulive también se presentó en el FITC

El grupo Skena repitió en el festival su montaje moderno del clásico de William Shakespeare. Dirige Armando Álvarez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A los puristas de William Shakespeare quizá les desagrade la versión de Hamlet escrita por Ugo Ulive y puesta en la escena del Festival Internacional de Teatro de Caracas por el Grupo Skena. El mismo dramaturgo lo advirtió hace años cuando por primera vez se representó esta obra: "Este no es el Hamlet paradigmático que podría esperarse en otras condiciones, éste es nuestro Hamlet y rogamos que así sea juzgado".

Y es que convertir cinco actos de lo más puro del teatro isabelino en hora y media no es fácil. Pero si a esto se le suma la necesidad de actualizar la obra al más crudo presente, la tarea se vuelve más que cuesta arriba. Y esta, justamente, fue la misión que se propuso el director Armando Álvarez: presentar una obra que obligue a los espectadores a reflexionar. "Quiero que les dé curiosidad. [Hamlet] Es como El Quijote, que todo el mundo sabe cuál es el libro y quién lo escribió, pero pocos lo leyeron completo. Hamlet es un personaje maravilloso porque no es villano ni bueno, es muy humano", dijo el director el año pasado en vísperas del estreno de esta pieza.

Por eso, lo que se vio en el FITC fue sorprendente. No tanto por la compresión de la obra a 90 minutos, que convirtió la versión en una serie de episodios, sino porque la puesta en escena se afanaba en convertir la tragedia isabelina en un drama posmoderno: el protagonista, en su locura, pasaba de la risa al llanto con demasiada facilidad y la virginal orate Ofelia (encarnada por Fedora Freites) se convirtió, no en la Lolita de Vladimir Nabokov, sino en la sexy comedora de chupetas de Stanley Kubrick. La música también contribuía a la atmósfera decadente al intentar amplificar en el espectador la perturbada consciencia de Hamlet (Basilio Álvarez), por lo cual funde estilos de artistas como Radiohead, Björk, Sigur Rós y Stickman en densas melodías, interpretadas por Luis Alberto Vila, Gabriel Figueira y Rubén Gutiérrez.

La atención de la pieza está centrada en lo fácil que es confundir la verdad con la mentira. En las estructuras que se tejen alrededor de los ciudadanos comunes, como complots de falsedades, para que se naturalice lo que no puede ser o lo que no debería ser. "Esta época se ha convertido en el sueño de un demente", llega a decir el protagonista: "Por desgracia tendré que ser yo el que la ponga en orden nuevamente". Y así, el Hamlet de Ulive y de Álvarez intenta erigirse como la representación del hombre contemporáneo, siempre tratando de explicarse el sinsentido del mundo brutal que le toca habitar.