• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Hablar del narcotráfico deja enseñanzas”

Alejandra Sandoval | Foto: Williams Marrero

Alejandra Sandoval | Foto: Williams Marrero

La intérprete colombiana, que se mudó a Venezuela hace tres meses, está comprometida con Jorge Reyes, pero aún no tienen fecha de boda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rostro de Alejandra Sandoval no es ajeno al público venezolano. Hace poco menos de dos años se le vio como protagonista de la telenovela colombiana Salvador de mujeres. Ahora está de vuelta en la televisión nacional por su participación en Dulce amargo, la producción que Televen estrenará el miércoles. En la historia le da vida a Sofía, una mujer con suficientes elementos para desconfiar de su esposo y ser una celópata a carta cabal.
Sandoval se crió en Cali pero, como cuando estudiaba Psicología también se desempeñó como modelo, al graduarse se mudó a Bogotá. En esa ciudad estudió actuación y desde hace ocho años se dedicó a ese oficio. En su país es colaboradora de la Fundación Rayito de Sol y en Venezuela es voluntaria de la asociación civil sin fines de lucro Niños Felices, enfocada en promover y ayudar a niños en estado de peligro, necesidad, abandono o privación.
Y aunque muchos actores venezolanos sueñan con trabajar en la televisión colombiana, a la actriz le pasó lo contrario. Una vez que se comprometió con el actor Jorge Reyes, con el que mañana cumple dos años de romance, quiso instalarse en el país.

—¿Privaron más las razones sentimentales o las profesionales cuando aceptó trabajar en Dulce amargo?
—En el momento en que se me presentó la oportunidad yo estaba acá por razones sentimentales. Jorge y yo tratábamos de instalarnos en un mismo país y, por lo tanto, esta novela es una tremenda oportunidad. Ya tengo acá como tres meses, aunque antes venía constantemente. Para formar parte del elenco me ayudó el hecho de que trabajé para dos producciones de Telemundo, Doña Bárbara y Los herederos del monte, y ellos son los distribuidores. Además, casi todas las telenovelas que he hecho han tenido buena aceptación en México, donde es difícil que acepten un producto internacional, y esta telenovela se verá allá.

—¿Le ha servido ser psicóloga para las telenovelas?
—Lo utilizo para darle un piso a mis personajes. A veces te dan una descripción, pero no te ofrecen datos sobre su pasado o sus relaciones interpersonales. Me sirve para tener una base, para entender su presente, aunque me remito a su pasado a través de una historia clínica ficticia que les hago.

—¿Sufre de celos como Sofía?
—Ella sufre de celos, pero no se los inventa, siempre tiene sus instintos. Lo que pasa es que nunca ha podido comprobar nada y siempre queda como una celópata. Lo que he hecho es divertirme con ella y Rubén. Con mi pareja actual no he tenido ese tipo de sospechas. Creo que lo que más reflejo de mí en Sofía es mi papel maternal. Tengo una hija de 16 años de edad que vive en Colombia, y todo lo que no puedo decirle en este momento se lo digo a Oriana Colmenárez, mi hermanita en la novela.

—¿Cómo describe la experiencia de trabajar en Venezuela?
—El equipo técnico tiene normas que en Colombia no existen, pero me he ido adaptando. Creo que la televisión colombiana ha pasado el límite de la telenovela rosa y nos hemos abierto fronteras. Dulce amargo puede ser el paso para que la telenovela venezolana expanda sus horizontes. Está hecha en tono de serie, con personajes bastante reales que harán que el público se identifique con ellos.

—¿Considera que los colombianos han explotado demasiado el tema del narcotráfico en sus telenovelas?
—Llega un momento en que el público puede querer otras cosas, porque se cansa, pero hablar del narcotráfico deja enseñanzas. Por ejemplo, en Las muñecas de la mafia vivíamos cosas locas y divertidas, pero todas tuvimos consecuencias negativas por involucrarnos con el narcotráfico. Creo que con estas novelas la gente puede sacar conclusiones y pensar que meterse en ese mundo no es nada chévere, pues terminan en la cárcel o muertos. Considero que pueden pisar tierra y ver que no todo es rumba, mujeres y dinero fácil.

Dulce amargo
Televen
Miércoles
9:00 pm