• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Habla el tercer grupo de artistas

Aunque tienen su corazoncito, Budú y Fullchola están entre los que prefieren el medio de la calle

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es difícil conseguirlos. Pueden ser tan o más víctimas de la intolerancia que quienes asumen abiertamente su postura ante las elecciones del domingo. Una ex animadora de Ají Picante, por ejemplo, prefirió no declarar, alegando que las cláusulas de sus contratos publicitarios le impiden definirse explícitamente sobre política o religión. Son los artistas del “tercer bando”: los que, incluso teniendo su corazoncito ante el tarjetón presidencial, prefieren no retratarse de rojo ni de azul. “Si queremos ver un cambio primero tenemos que dejar de odiarnos”, respondió, por ejemplo, Marjorie De Sousa desde México, a través de su cuenta de Twitter, cuando un seguidor la acusó de que no le importaba su país por no dejar claro a quién prefería como Presidente. Otras voces se dejaron sentir.

Budú (rapero y actor): “Esto es un bochorno, una mamadera de gallo. Respeto a todo el mundo. A los panas del oficialismo y a los artistas que están del lado de Capriles. Pero el dinero descoñeta todo. Mi postura es que hay que seguir trabajando y echándole bola en la vida, creyendo en uno. La política sólo te busca cuando te necesita. A mí me han dicho: ‘Vente a montar en esta tarima con nosotros’. Pero no me gustaría verme en esa paja, no me interesa, no va conmigo. Lo mío es cantar. Ningún político ha ido a mi casa a preguntar cómo está mi nevera. Como decía mi abuela: ‘Si a usted le gusta vestirse bien, salga a trabajar’. Quiero vender alegría a la gente, no que me odien”.   

Juan Manuel Laguardia, “Fullchola”: “Nunca habíamos llegado a unos extremos ideológicos como los que estamos viviendo ahora. Es como un virus que nos han inoculado. Siempre trato de ser equilibrado y conciliador, pero lo que más me asusta de esta diferencia es que en algún momento nos haga totalmente irreconciliables. Twitter se maneja de manera grosera. En cualquier país es normal que un artista se identifique con un bando político, lo que no es normal es que eso provoque un insulto. Se han rebasado los límites y eso me da asco”.

Franco Bellomo (cantante): “Durante mucho tiempo me ha acompañado la polémica. Pero asumir una postura política es jugar al divisionismo. Estoy muy claro con mis ideales y lo voy a demostrar el domingo, con mi voto. No necesariamente hay que hacerlo público, porque mis fanáticos son de ambos bandos y soy un músico que le canta a la gente. Las redes sociales se han convertido en algo extremista y no quiero jugar a eso. No se han metido conmigo por mi silencio. Siempre hay uno que otro que me pregunta por quién voy a votar, pero con no contestar eso se termina”.

Yul Burkle (actor): “Vivo fuera del país desde hace 12 años. La polarización no me ha tocado en lo personal, pero siento mucha intolerancia de parte de los dos bandos. Soy amigo de Fabiola Colmenares y Winston Vallenilla. Así como ellos tienen el derecho de hablar, yo tengo el derecho a quedarme callado y a desear lo mejor para mi país a través de mi voto. Toda la vida me he mantenido al margen de la política. Los artistas debemos sumar todos los días y tomar una posición política es restar, y bastante. Como dicen por ahí: calladito te ves más bonito. Dar la opinión es un derecho y reservársela también”.

Anaís Vivas (cantante): aunque tiene una posición política definida (apoya la candidatura de Henrique Capriles), no lo ha declarado públicamente. “Sí me he manifestado, pero no de manera intensa. Trato de cuidar el ímpetu de mis tweets por respeto a mi público. Hay presidentas de mis clubes de fans que son de la otra tendencia”.