• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Gustavo Rodríguez se fue sin creerse un primer actor

Rodríguez participó en más de 60 obras de teatro | Foto Nelson Castro / Archivo

Rodríguez participó en más de 60 obras de teatro | Foto Nelson Castro / Archivo

El último trabajo en televisión del artista fue en la telenovela de Venevisión De todas maneras Rosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hace menos de un año Gustavo Rodríguez se rapó la cabeza para darle más fuerza al personaje de Anselmo Macho Vergara, un antagónico en la telenovela de Venevisión De todas maneras Rosa. Nadie podía entonces imaginar que su nueva apariencia era, quizás, un triste presagio. El 31 de diciembre le fue detectado un adenocarcinoma en el pulmón derecho y el 4 de enero fue ingresado para el tratamiento con quimio y radioterapia en el Hospital de Clínicas Caracas. Aun así estaba lleno de vida, asegura Yajaira Núñez, su jefa de prensa.

Rodríguez falleció el miércoles a las 10:15 pm en el centro de salud. Hace casi dos semanas sufrió una recaída, por lo que debió ser hospitalizado de nuevo. En ese momento los exámenes revelaron que el cáncer había hecho metástasis hacia el cerebro, explica Núñez.

Creador incansable, tuvo presencia constante en los medios. Su currículum incluye personajes en teatro, cine y televisión. La revolución, Natalia de 8 a 9, Domingo de resurrección, Señor presidente, Estefanía y La fiera son algunos de los trabajos que le valieron el reconocimiento como primer actor, algo que nunca se creyó.

Con frecuencia aseguraba que en la actuación no es aconsejable creerse muy bueno, porque eso limita al intérprete, que más bien debe mejorar constantemente. Eso lo recuerda Julie Restifo, su gran amiga y con quien compartió en Mátame, una obra escrita por Martin Hahn y en la que también actuó Luis Gerónimo Abreu.

“Compartí con Gustavo en dos piezas. Es curioso porque mi primer montaje, con el que me inicié en el teatro profesional durante los años ochenta, fue con él. Se llamaba El señor Puntillas y su chofer Matías. Y también actué con él en la que lamentablemente fue su última obra”, cuenta Restifo.

“Lo vamos a extrañar mucho, todavía tenía mucho que dar, pero esa enfermedad es terrible. Él era un luchador, tenía buen ánimo todo el tiempo. Le gustaba la gente, compartir, amaba a sus hijas y a sus personajes. Cada papel representaba un reto para él, como si fuera un muchachito”, añade.

Abreu lo recuerda como un gran ser humano y un buen padre. Rodríguez interpretó a su papá en la telenovela Guerra de mujeres: “Trabajar con Gustavo era un reto enorme. Cada vez que compartí con él me hizo mejor actor. La experiencia es la de un fanático enamorado al lado de un monstruo”.

“Él tenía una vocesota y una cara de tipo recio, pero en el fondo parecía un puddle, con un corazón inmenso. Un maravilloso ejemplo de padre y amigo, generoso y luchador. Muy venezolano, conocía la totalidad de la geografía del país. Deja un vacío dificilísimo de llenar”, continúa Abreu.

Rodríguez, además, se destacó en la formación de jóvenes actores. Fue coach de Luciano D’Alessandro para su primera protagonización, en la telenovela de 2005 Amor a palos.

“Era muy divertido. Era una persona llena de vida, de refranes. De todo sacaba un chiste. Muy brillante, con un talento que se perdía de vista. No puedo creer que él haya sido mi profesor. Hasta el final tuvo un ánimo arrollador”, expresa D’Alessandro, quien además interpretó al hijo del personaje de Rodríguez en De todas maneras Rosa.

Antes de morir dijo a sus hijas que quería descansar en las aguas del Orinoco, el río de su infancia, porque nació en el estado Bolívar. El velorio comenzó ayer en la Funeraria Vallés, y se espera que sus restos sean cremados hoy en la tarde y trasladados a su tierra natal, informó Núñez.

 

El Dato
Los restos del artista son velados en la Funeraria Vallés. Se espera que sean cremados hoy y luego esparcidos en el río Orinoco.