• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Guionistas de Mad Men analizan el éxito de la serie

Parte del elenco del drama | Foto Archivo El Nacional

Parte del elenco del drama | Foto Archivo El Nacional

Para los realizadores, el espacio es preferido por la audiencia porque destaca las reacciones del hombre en épocas de grandes cambios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La serie Mad Men, que recrea con impecable factura el incipiente mundo publicitario de los años sesenta en Estados Unidos, se ha convertido en un éxito global al apelar a un sentimiento bastante primario y contemporáneo: “Las reacciones del ser humano en épocas de grandes cambios”, aseguran sus guionistas.

“El mundo no ha cambiado tanto como podríamos pensar, y Mad Men refleja una vida que se parece mucho a la de ahora. Los hombres y mujeres se siguen relacionando de forma similar, con las mismas guerras que en el siglo pasado”, indica Maria Jacquemetton, guionista y productora ejecutiva de la serie durante seis temporadas, junto a su marido, André.

El matrimonio, que se conoció trabajando para Guardianes de la Bahía, consiguió entre 2008 y 2011 el Premio del Sindicato de Guionistas de América por su trabajo en Mad Men, éxito que ampliaron al ganar el Emmy como productores en tres ocasiones.

Su ingrediente básico para el éxito en televisión es llegar a la esencia del sentimiento, dar con lo que la gente está sintiendo en un espacio y tiempo concretos. “Es un ingrediente secreto, no se puede adivinar, pero hay que dar con él”, afirma la escritora.

En el caso de Mad Men, añadió, ese ingrediente sería la idea del cambio y las reacciones humanas ante él. “Algunas personas tienen miedo por perder lo que ya conocen, el lugar donde se encuentran cómodos, mientas otros lo abrazan como algo emocionante”.

Su pareja añade: “La situación de los años sesenta, tanto en Estados Unidos como en el mundo, y la que vivimos ahora son bastante similares: nos encontramos en una etapa de enormes cambios y vemos cómo la gente se enfrenta a ellos con miedo o con aceptación”.

En la atormentada trayectoria del publicista Don Draper, interpretado por Jon Hamm, y sus compañeros de agencia en Mad Men, abundan los comportamientos sexistas, el adulterio y el alcoholismo, extremos con los que sus cocreadores pretenden reflejar “lo que los personajes vivirían si fueran reales”.

Maria Jacquemetton no reconoce como suya ni de su esposo una de las frases más célebres que el cínico Draper le suelta a una de sus amantes: “Hombres como yo inventaron lo que tú llamas amor para vender pantys y pinturas de labios”.

La frase es de Matthew Werner, creador de la serie, afirman antes de aclarar que un artista no se puede preocupar por las críticas.

La pareja de guionistas está de acuerdo en que la televisión vive una época dorada, porque ha podido aprovechar el espacio que en Estados Unidos ha desocupado el cine en busca de un público muy joven: “La gente que puede ir al cine seis veces al mes”.

En contraste, la televisión ofrece un producto para todos, asegura la realizadora, y añade: “Por suerte para los guionistas y creadores, se necesita más producción para rellenar en televisión ese vacío que deja el cine”.

El matrimonio Jacquemetton, que trabaja ahora en la adaptación de una novela gráfica para la cadena Syfy, no ha participado en la última entrega.