• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Gucci fabrica bolsos con seda japonesa para ayudar a víctimas del tsunami

Bolso de la marca italiana Gucci es mostrado en pasarela / AFP

Bolso de la marca italiana Gucci es mostrado en pasarela / AFP

Los diez bolsos, que se venderán por 420.000 yenes cada uno, han sido elaborados con seda sendaihira, un valioso material que data del periodo Edo (1603-1867) y que ha sido donado por un artesano de la zona

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gucci se asoció con un tradicional fabricante de seda japonesa para elaborar una exclusiva serie de bolsos cuyos beneficios irán a las labores de reconstrucción del terremoto y tsunami de Japón de 2011.

Los diez bolsos, que se venderán por 420.000 yenes (unos 3.200 euros) cada uno, han sido elaborados con seda sendaihira, un valioso material que data del periodo Edo (1603-1867) y que ha sido donado por un artesano de la zona.

Sendaihira es una seda hecha a mano que se ha utilizado tradicionalmente para hacer "hakama", los pantalones masculinos usados originalmente por los samuráis y muy populares entre los actores de kabuki y los luchadores de sumo.

El artesano Yohio Koda, de 84 años y reconocido como un tesoro nacional viviente por el Gobierno nipón, cedió a Gucci un "tan" (un retal de 11 metros de largo y 34 centímetros de ancho) de este material, valorado en varios millones de yenes, para que la firma de moda italiana lo incorporara a una edición especial de complementos.

Los bolsos, que son la primera colaboración de Gucci con artesanos japoneses, están fabricados con piel y bambú, y forrados con la valiosa seda estampada con rayas que evoca Sendai, una ciudad de bosques y abierta al mar, según el diario Asahi.

Algunos de estas piezas ya se han puesto a la venta en un tienda de Sendai, ciudad del norte de Japón especialmente afectada por el tsunami, y el resto se venderán en Tokio y Osaka a partir de septiembre.

Todo el importe de las ventas será donado a la ciudad de Sendai con el objetivo de apoyar sus esfuerzos de reconstrucción tras el terremoto de marzo de 2011.

"Es un gran honor que mi seda se convierta en un puente entre Sendai e Italia y que yo pueda contribuir a la reconstrucción del desastre", dijo el artesano nipón en unas declaraciones recogidas hoy por el diario Yomiuri.