• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Grito de jonrón: la obsesión de todo narrador

“Quieres algo que no sea una copia, que no se parezca a los demás. Cada uno debe encontrar su estilo”, aseveró Carlos Feo, Narrador de Directv Sports

“Quieres algo que no sea una copia, que no se parezca a los demás. Cada uno debe encontrar su estilo”, aseveró Carlos Feo, Narrador de Directv Sports

Sea “¡La botó!”, “¡Pura candela!” o “¡En órbita”, lo ideal es que nazca de manera espontánea, aunque también puede ser un diseño de “laboratorio”. Guste o no guste, la exclamación que acompaña un cuadrangular se convierte en el gancho de identificación de nueve innings de palabras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como en la canción “Ojo con los Orozco” del cantautor argentino León Greco, la presencia de la vocal más redonda casi siempre es imprescindible, lo que se considera una herencia del grito más elemental y también el más inolvidable, el del fallecido Delio Amado León: “¡Se va… se va… se va…! ¡Jooonrón!”.

Lo afirma Joan Urdaneta, parte del talento de transmisión del beisbol venezolano de Venevisión, y uno de los pocos que admite que su exclamación jonronera no nació de manera espontánea, sino elaborada por diseño: “Cuando decidí meterme en esto, me puse a buscar una palabra que describiera al batazo más grandioso de este deporte, el que produce más exaltación. Se me ocurrió ‘colosal’, comencé a usarla y pegó. Siempre prefieres algo que tenga similitud fonética con aquel ‘¡jooonrón!’ de Delio Amado León, y también por eso seleccioné lo de ‘¡Cooolosal!”.

El verso de una canción. Le guste o no le guste al narrador, el grito de jonrón se convierte, para el público masivo, en lo que pone la marca personal a un trabajo de nueve innings de palabras. Lo que le permite ganarse el pan.

“Delio fue un ícono demasiado bravo”, reconoce Alvis Cedeño, también de Venevisión. “Era el grito perfecto. Fijó un patrón, y todo lo que hacemos los demás es tratar de distanciarnos de Delio. Yo he tenido como dos o tres distintos. Antes era ‘¡Y la metió en las gradas!’. Luego me agarré una frase de la canción ‘Botaron la pelota’, que interpreta Gilberto Santa Rosa y se refiere a una mujer que está muy buena: ‘¡Lleva etiqueta de jonrón!”.

“Nunca he querido ser narrador de frases que pegan, porque antes que nada me considero un periodista preocupado porque la gente esté bien informada. Pero la exclamación de jonrón es por lo que la gente te reconoce cuando haces una cola en el banco”, prosigue Cedeño. Y alecciona: “No es un grito cualquiera que pegas y ya. Debe tener ritmo, cadencia y emocionar a la gente, según el momento del juego en que se produzca. Además, debes estar totalmente seguro de que la pelota va a salir del campo, porque de lo contrario puedes crear una confusión muy desagradable en el televidente”.

Lo “pensadito” no pega.
 “A mí un fanático me hizo un favor. Atrapó un jonrón en la grada, pero dejó caer la pelota y otro aficionado se la quitó. De ahí nació mi grito: ‘¡Otro dueño tiene esa bola!’, recuerda Luis Enrique Sequera, narrador de Directv. “En este trabajo es mejor lo que sale solo. La frase natural es la buena. La que es intencional, muy pensadita, generalmente no pega en la gente”.

José Rafael Rodríguez, del equipo de Meridiano TV, coincide: “Las cosas se te dan solas cuando disfrutas lo que haces para ganarte la vida.Cuando amas el beisbol, todo viene poco a poco, con la pasión y dedicación por el juego. Es cuestión de esperar y perseverar. En 1995 me tocó viajar a Estados Unidos para un homenaje a Andrés Galarraga, que entonces militaba para los Rockies de Colorado. Tuve la muy buena suerte de que justo en ese juego el Gato conectó un batazo desproporcional. Lo primero que se me ocurrió gritar fue: ‘¡Esa pelota está en órbita!’. Y desde ahí, ese es mi grito”. 

“Una de las preocupaciones que el narrador tiene en este país es conseguir un grito de jonrón exclusivo. Es lo que termina de ponerle la firma a tu profesión. Mucha gente se lo toma como una obsesión, pero ese tipo de cosas salen solas. No creo que una frase exclusiva sea una condición sine qua non para narrar beisbol”, relativiza Alfonso “Ponti” Álvarez, compañero de Sequera en el equipo de Directv. “En mi caso no tuve que estar buscando ni rebuscando. Cuando arranqué en 1993 no decía nada especial. Un día se me ocurrió lo de ‘¡cruzó la frontera!’, que es lo que hace una pelota al traspasar el terreno hacia las gradas. Después le agregué lo de ‘¡venga, vieja!”.

Guillermo Arcay, uno de los jóvenes talentos de Meridiano TV, reconoce que todavía está en la búsqueda de su exclamación ideal para un cuadrangular, aunque, por fortuna, comparte residencia en El Hatillo con uno de los más consagrados expertos en pegar frases en el beisbol venezolano: su compañero Humberto “Beto” Perdomo. “Él siempre me está guiando y aconsejando. Me dice: ‘No te preocupes por la frase, no te des mala vida. En el momento menos indicado te va a salir’. Por los momentos, tengo un grito que saqué de una partida de softbol en la que yo estaba jugando: ‘¡A esa le dieron!’. Para todos nosotros, sin duda, la referencia siempre fue y será Delio Amado León”.     

Tarjetas personales
 
Alvis Cedeño (Venevisión): “¡Lleva etiqueta de jonrón…! ¡Sí!”

Humberto “Beto” Perdomo (MeridianoTV): “¡Y la botó!”

Fernando Arreaza (Venevisión): “¡Olvídenlo!” y “¡Enorme!”

Luis Enrique Sequera (Directv): “¡Otro dueño tiene esa bola!”

Reyes Medina (Venevisión): “¡Pura candela!”

Guillermo Arcay (Meridiano TV): “¡A esa le dieron!”

Carlos Feo (Directv): “¡Y allá va!”

Pascual Artiles (Meridiano TV): “¡Y esa no regresa más!”

Joan Urdaneta (Venevisión): “¡Colosal!”

José Rafael Rodríguez  (Meridiano TV): “¡En órbita!”

Alfonso Álvarez (Directv): “¡Cruzó la frontera! ¡Venga, vieja!”