• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Grass acusa a Merkel de despreciar a los autores

"Si fuera joven acamparía ante la sede de la Cancillería y esperaría hasta obtener una respuesta", subrayó Grass, de 86 años de edad | Foto AP / Archivo

"Si fuera joven acamparía ante la sede de la Cancillería y esperaría hasta obtener una respuesta", subrayó Grass, de 86 años de edad | Foto AP / Archivo

El escritor dijo que el desprecio de la canciller no lo sorprende

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El premio Nobel de Literatura Günter Grass criticó a la canciller alemana, Angela Merkel, por lo que considera un "desprecio escandaloso a los autores", que le enviaron una carta de protesta cuando estalló el escándalo del espionaje estadounidense en Alemania, que todavía siguen sin respuesta.

"Si fuera joven acamparía ante la sede de la Cancillería y esperaría hasta obtener una respuesta", subrayó Grass, de 86 años de edad, en una entrevista con la revista Focus.

Grass formó parte del grupo de escritores que escribió a Merkel hace un año la carta que ha conseguido el apoyo de 67.000 ciudadanos a través de Internet. En su opinión, el desprecio de la canciller no debe sorprender a nadie, ya que se trata de una persona a la que "le gusta dejar pasar las cosas".

El escritor alemán también suscribió el manifiesto que 560 autores, de 81 países, publicaron en treinta diarios en diciembre para condenar los programas masivos de espionaje desvelados por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense Edward Snowden. Entre los firmantes se encontraban otros cuatro premios Nobel el turco Orhan Pamuk, el sudafricano J.M. Coetzee, la austríaca Elfriede Jelinek y el sueco Tomas Tranströmer, además de grandes escritores como Don DeLillo, Richard Ford, David Grossman, y los españoles Juan Goytisolo, Javier Marías y Javier Cercas.

En la entrevista Grass repasa la última etapa de su vida en la que, dice, no le tiene miedo a la muerte, pero sí al dolor y a la posibilidad de sufrir demencia y convertirse en una carga para su familia, lo que sería terrible. La religión no le ofrece ningún consuelo a su edad, pero sí le gusta la idea budista del renacer y elige para su reencarnación al cuco, el pájaro que anuncia la primavera y que cada año promete algo nuevo.