• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Globos de Oro: Sorpresas y obviedades

Taylor Swift / AP

Taylor Swift / AP

Un repaso por las nominaciones menos pensadas y por las figuritas repetidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las Sorpresas

1. Un amor imposible Por lo general, cuando del apartado musical/comedia se trata, la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood suele poner menos reparos a la hora de nominar, lo cual es un arma de doble filo. Por un lado, pueden recibir atención películas que de otro modo pasarían inadvertidas. Por el otro, pueden recibir atención películas que deberían haber pasado inadvertidas (El turista , nominación que fue motivo de varios chistes por parte del ex anfitrión de los Globos de Oro, Ricky Gervais).

Este año, el film que cumplió el rol de surgir de la nada como candidato -no tuvo otra nominación previa en ningún círculo crítico - y ocupar un lugar importante fue Un amor imposible de Lasse Hallström. Lo curioso es que incluso sus protagonistas recibieron nominaciones cuando en realidad lo merecían más por otros trabajos del 2012: Ewan McGregor por Lo imposible y Emily Blunt por su brillante cambio de registro en Looper, asesinos del futuro.

2. Taylor Swift Uno creería que si de la banda sonora de Los juegos del hambre forma parte la banda canadiense Arcade Fire (con el tema "Abraham's Daughter" para ser más exactos), la nominación en la categoría canción original va a ser para ellos. Error. No hay que subestimar la popularidad de Taylor Swift, quien viene siendo respaldada por el enorme éxito de su flamante álbum Red.

Por lo tanto, la Academia se inclinó por su contribución para el soundtrack del film Gary Ross (la composición "Safe & Sound"), cubriendo así la cuota adolescente de esta nueva premiación. Curiosamente, Swift compite con otra intérprete de himnos para corazones rotos (Adele con "Skyfall") , quien de las dos es quien parece tener más asegurada la nominación al Oscar, donde en la misma categoría se suelen tomar decisiones más interesantes (Eminem con "Lose Yourself", por ejemplo) que las que se llevan a cabo en los Globos de Oro.

3. Nicole Kidman. En el rubro mejor actriz de reparto, la carrera hacia el Oscar se va tornando cada vez más impredecible. Cuando todo parecía indicar que nadie iba a hacerle sombra a Anne Hathaway por Los miserables, tanto Sally Field por Lincoln como Amy Adams por The Master comenzaron a opacarla obteniendo nominaciones y/o premios críticos por doquier.

Sin embargo, no se tuvo en cuenta que arriesgarse a una interpretación trash en un film ídem (The Paperboy de Lee Daniels) podía darle notoriedad a Nicole Kidman. La actriz fue nominada por sus propios colegas para los SAG (los galardones del sindicato de actores) y ahora consiguió repetir la distinción en los Globos de Oro. Así, Kidman suma un total de nueve candidaturas a los premios de la prensa extranjera, y tres estatuillas obtenidas (la última fue en 2002 por Las horas). Con este empuje, Nicole prácticamente se asegura un lugar en los Oscars en una de las categorías más reñidas, a pesar del favoritismo hacia Hathaway.

Las Obviedades

1. Meryl Streep. Por supuesto que nadie puede poner en duda el talento de Meryl Streep ni su capacidad para adaptarse a una industria en la que, por lo general, no abundan papeles interesantes para mujeres de su edad, algo que ella misma ha reconocido en más de una oportunidad. Tampoco se pueden cuestionar los Globos de Oro que Meryl ya recibió, fundamentalmente porque sus interpretaciones estaban a la altura ( El ladrón de orquídeas, El diablo viste a la moda, Julie & Julia, La dama de hierro y un largo etcétera).

De todas maneras, hay una tendencia en la Academia de la Prensa Extranjera a nominarla cada vez que sale una película con ella protagonizando, independientemente de su calidad. El caso de ¿Qué voy a hacer con mi marido? es, sin dudas, el más incomprensible porque el film, a pesar de partir de un planteo interesante (la sexualidad en un matrimonio avanzado), no les dio ni a Meryl ni a Tommy Lee Jones una chance de lucirse como habitualmente lo hacen. Dato: esta es la 27ma. nominación de Streep a los Globos de Oro.

2. Helen Mirren. No es casual que las figur(it)as repetidas en las nominaciones a los Globos de Oro sean todas mujeres. Justamente, en relación a lo que mencionaba anteriormente de lo difícil que es para actrices en sus sesenta obtener papeles gratificantes, cuando una favorita y/o consagrada tiene la posibilidad de llevar adelante una película, la Academia no lo va a pasar por alto. En este grupo, una de las presencias habituales es la de Helen Mirren. Si bien la cantidad de nominaciones no se iguala a la de Streep (en parte porque Mirren no es tan prolífica), cada vez que integra un elenco notable, su nominación parece estar asegurada de antemano (ejemplos: Gosford Park, Chicas de calendario, La reina, La última estación).

En esta oportunidad, y en una categoría particularmente peleada, Mirren logró una nominación por su interpretación de Alma Reville en Hitchcock, biopic que no viene recibiendo un buen trato por parte de la crítica. Veremos qué sucederá en los Oscars ya que el quinto puesto se definirá entre la propia Mirren y Rachel Weisz por The Deep Blue Sea. A esta altura, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Marion Cotillard y Quvenzhané Wallis resultan casi inamovibles.

3. Judi Dench. Ya no quedan dudas: tanto los Globos de Oro como los Oscars aman a Judi Dench. Por lo tanto, nunca es sorpresivo cuando se anuncia su nombre en las nominaciones. Luego de que ganara el Oscar por esos escasos minutos en pantalla en Shakespeare apasionado, no hubo incertidumbre alguna respecto al futuro de Dench en las premiaciones: habríamos de verla bastante seguido y no siempre en un papel donde mostrara una faceta distinta (como su enorme protagónico en Escándalo junto a Cate Blanchett, por ejemplo).

Este año, sin embargo, la Academia la distinguió con una nominación por El exótico Hotel Marigold cuando muchos esperaban que su intervención en Skyfall fuera reconocida en la categoría secundaria. Sea por un papel o por otro, se trata de otra inclusión que le quita a los Globos de Oro ese factor de desconcierto y variedad que a veces resulta necesario.