• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Gledys Ibarra: “Me sorprende y me honra la cantidad de agradecimientos recibidos”

Trabajadores de las artes, cultura y el espectáculo se reunieron este viernes con Henrique Capriles Radonski, en un acto de apoyo a su candidatura presidencial

La intérprete dice que se mudó a Miami en busca de oportunidades de trabajo, no porque sea pitiyanqui

La actriz, que vive en Miami, dice que ha sido duro empezar en otro país. Allí descubrió otra faceta: escribe obras infantiles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el viernes, la actriz Gledys Ibarra regresó a la palestra después de estar tres años ausente de la pantalla nacional. En esta oportunidad el motivo no fue el estreno de una telenovela, sino las palabras que dijo en el acto de apoyo de los artistas a la candidatura presidencial de Henrique Capriles Radonski, que conmovió a muchos espectadores.

La intérprete de 52 años de edad, que se residenció en Miami hace menos de un año, dice que ella tenía previsto viajar al país para votar el 14 de abril, pero un mensaje de su amigo Leonardo Padrón, en el que le hablaba sobre la actividad, hizo que adelantara su visita. “Cuando me contó que estaban planificando ese acto, le dije: ‘¡Yo voy!’. Mi motivación es la de cualquier otro venezolano preocupado: ver un país distinto”.

—Su participación en la actividad fue una de las más elogiadas. ¿Fue duro compartir su posición?

—Me sorprende y me siento honrada con la cantidad de agradecimientos que he recibido. Pero lo que más me llama la atención es que una intervención de cinco minutos sirvió para que se vieran reflejados los dolores amarrados que tenemos en el corazón. Me abruma, pero si esto colabora para que la gente se motive a votar es una bendición. Nadie puede decir que estoy del lado de la oligarquía. Mi origen es humilde, soy de Catia. Pero eso no quiere decir que no sea una mujer progresista, es un poco el legado que he procurado dejarles a mis hijas y ahora a mis nietos: hay que trabajar para lograr los objetivos porque las cosas no caen del cielo.

—Hay muchos artistas que insisten en que deben mantenerse apolíticos. ¿Qué les dice a ellos?

—En este momento, que es tan difícil, la posición que mantengo es que uno debe respetar lo que piensen los otros. Si hay alguien que no quiere manifestar lo que piensa, es libre. Ahora, si tienes una posición y con tu voz puedes llegar a más gente, entonces es bonito decirla.

—¿Por qué decidió irse a vivir al extranjero?

—Porque tenía mucho tiempo que no hacía nada, desde Tomasa Tequiero (2009). Y también uno tiene el derecho de ir y buscar oportunidades. ¿Por qué Miami? No porque yo sea pitiyanqui, sino porque es una ciudad que se ha convertido en una meca de producción de telenovelas.

—¿Le ha sido muy difícil conseguir trabajo?

—Es duro, hay que bregárselo. Cuando no consigues trabajo en tu área, terminas redescubriendo otros caminos. He hecho algunas cosas con respecto al teatro. Escribo piezas para niños con contenido divertido y con elementos tecnológicos, que buscan reforzar los valores. El árbol de chocolate la creé inspirada en mis tres nietos, presenté dos temporadas en Miami y ahora el grupo Séptimo Piso de Dairo Piñeres la montará en Venezuela. Estoy en preparación de una segunda: Butterfly. La tiene Héctor Manrique para su consideración.

—¿Extraña la pantalla nacional?

—Sí, mucho, pero lo que más extraño es estar aquí en un clima de paz. El hecho de que hay compañeros que trabajan en teatro o telenovelas y que siguen su vida normal no significa que tengan el corazón tranquilo.

—Ha participado en telenovelas que han servido como lectura de la realidad venezolana: Por estas calles, Cosita rica y Ciudad Bendita. ¿Se siente privilegiada?

—Sabes que algunos seguidores del Gobierno me han enviado mensajes en los que me dicen que cómo puedo estar del otro lado si lo que me han dado siempre son puros papeles de segunda. ¿Papel de segunda porque interpreto a una mujer de cerro? Ha sido un gran privilegio, porque no a todas las pieles les caben estos personajes. Ha sido un honor interpretar a la mujer común y corriente.

—¿Qué opina sobre los artistas que manifestaron recientemente su apoyo al Gobierno?

—Los respeto, claro, uno se asombra porque sabes que hay compañeros que antes no tenían esa posición. Pero sea porque se dieron cuenta de un día para otro o porque lo sienten de corazón, los tengo que respetar.