• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

¿Quién es Gilberto Rúa Villa?

El abogado ha logrado sanciones en contra de medios de comunicación y ha introducido demandas sobre temas controversiales. Su línea de acción es la regulación de contenidos inmorales, por lo que propone una ley en contra de la pornografía 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Podría pensarse que todo comenzó cuando el hijo de 14 años de edad de Gilberto Rúa Villa tuvo en sus manos un ejemplar de una revista de carros comercializada por el Bloque de Armas y quiso participar en un concurso de diseño para autos. Su padre vio entonces que las publicaciones promovían llamadas a líneas calientes y, peor aún, insinuaban la prostitución y la trata de personas. Como eran productos de la misma empresa, aprovechó para introducir un recurso de amparo ante el TSJ en su contra y también del diario Meridiano, por incurrir igualmente en ese delito.

Esa información está disponible en el expediente 09-0066 del dictamen de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, de fecha 6 de mayo de 2014: http://www.tsj.gov.ve/decisiones/scon/mayo/163592-359-6514-2014-09-0066.HTML.

Pero Rúa Villa fue más allá en la demanda y propuso una Ley Especial contra la Porno, con la que pretende regular el contenido sexual al que tienen acceso niñas, niños y adolescentes a través de las canciones de reguetón, de los videojuegos, del material que se intercambian los jóvenes a través de los celulares o en las salas públicas de acceso a Internet, entre otros.

En ese mismo recurso el abogado condena la campaña preventiva del Ministerio de Salud que consiste en distribuir condones de manera gratuita porque a su juicio constituye una “depravación”. Incluso, planteó que no se repitan expresiones artísticas de desnudos como la que Spencer Tunick realizó en Caracas en 2007, por considerar que van en contra de los “valores morales y el honor patrio”.

El TSJ desestimó la mayoría de sus peticiones (incluido el proyecto de ley), pero decidió prohibir anuncios publicitarios en todos los medios impresos con referencias sexuales implícitas o explícitas y exhortó al Ministerio Público a investigar si las personas detrás de dichos clasificados, realmente, incurrían en delitos de trata de personas o inducción a la prostitución.

Determinó, además, hacerle un llamado a Conatel para que supervisara el contenido de las canciones de todos los géneros musicales y determinar así cuáles pueden ser radiadas en horario todo público. También le pidió que ejerciera sus facultades respecto a la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en salas de uso de Internet, videojuegos y otros multimedia.

 

La persona detrás de esta denuncia. Muchos se han preguntado quién es Gilberto Rúa Villa, pues no es la primera vez que su nombre salta a los medios de comunicación al lado de una regulación de contenidos.

Rúa Villa es un ciudadano colombiano (E-81.612.920) nacionalizado venezolano (V- 24.796.710) y jurista registrado en el Instituto de Previsión Social del Abogado con el Nº 120.862, residente del estado Bolívar. Se define a sí mismo, según los archivos del TSJ disponibles en Internet, como “defensor de los derechos colectivos, difusos y humanos”, por lo que ha iniciado varias causas por su cuenta a “beneficio de la colectividad”.

La Sala Constitucional le ha admitido acciones en contra del Banco Central de Venezuela, el matadero industrial de Ciudad Bolívar y de los diarios El Progreso y El Luchador.

Fue gracias a su gestión que a esos dos periódicos regionales se les prohibió —como medida cautelar hasta que finalizara el caso— publicar fotografías sensacionalistas de accidentes de tránsito o asesinatos que mostraran a las víctimas (fallo N° 1522 del 20 de julio de 2007). Como ambos medios lo hicieron de igual forma, la Sala Constitucional les impuso en 2012 una multa de 200 unidades tributarias (9.200 bolívares para entonces) y les ordenó dedicar un espacio entre sus páginas a fomentar la educación de niños, niñas y adolescentes, así como a promover valores de paz e igualdad.

Pero no siempre sus demandas han sido aceptadas. En 2008 quiso eliminar la compra de tasa de salida en un terminal de pasajeros en el municipio Heres, estado Bolívar, por considerar que esa acción iba en contra del libre tránsito de los ciudadanos. La acción de amparo fue inadmisible. (http://bolivar.tsj.gov.ve/DECISIONES/2008/NOVIEMBRE/1899-7-FP02-O-2008-000036-PJ0662008000079.HTML)

Igual respuesta recibió en 2010 cuando quiso ser candidato independiente para el cargo de diputado a la Asamblea Nacional, pero no contaba con la cantidad de firmas requeridas para lograrlo (25.000) y demandó al CNE para que se le permitiera reducir la cantidad a un porcentaje mínimo (4.000) (http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/JULIO/1477-26-AP42-N-2010-000255-2010-597.HTML).

Previamente, con 2.500 rúbricas, se había postulado a las elecciones regionales del 23 de noviembre de 2008 para el Concejo Legislativo del Circuito Uno de Ciudad Bolívar (Heres, Sucre y Cedeño) y obtuvo 699 votos.

Un año después fue en contra de la propia Asamblea Nacional por considerar que en el hemiciclo se le plagiaban sus ideas, por lo que solicitó una medida cautelar “a favor de proteger su derecho de innovación y autoría de los electores y electoras a la ciencia jurídica”, como se puede leer en la sentencia (http://bolivar.tsj.gov.ve/DECISIONES/2011/AGOSTO/1973-1-FP02-O-2011-000050-PJ0182011000147.HTML).

Sin embargo, no siempre es Gilberto Rúa Villa el que ejerce una acción en contra de algo o alguien: en 2007 se le acusó de secuestrar un inmueble (http://bolivar.tsj.gov.ve/DECISIONES/2007/JULIO/2184-6-FP02-R-2005-000391(6634)-PJ0172007000151.HTML), pues tenía años sin pagar el alquiler del lugar donde vivía. Perdió el caso y ese mismo año cambió de residencia, como consta en la reciente sentencia del TSJ que lo llevó de nuevo a las noticias.