• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Gerald Espinoza construye una mirada lúdica sobre el cambio

La muestra abarca las dos salas de La Caja en el Centro Cultural Chacao | Foto Manuel Sardá

La muestra abarca las dos salas de La Caja en el Centro Cultural Chacao | Foto Manuel Sardá

La individual, que se clausura el 3 de abril, está compuesta por pinturas, collages y una videoinstalación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gerald Espinoza trabaja con la metáfora de la cotidianidad. Con esa realidad efímera que se construye, capa sobre capa, de objetos, fotografías, situaciones, miradas. En una especie de reciclaje digital, el artista emplea diversos soportes y materiales para generar composiciones en las que el cambio –en toda la amplitud de su concepto– sea el principal referente.

“Cuando inicio mi investigación o trabajo en el taller, siempre existe lo lúdico. Creo que los elementos sensibles de nuestra vida ejercen perspectivas diferentes. Me gusta que el taller se trastoque, que evolucione. Cuando consigo fórmulas me aburro; el cambio tiene que ver con la búsqueda constante que uno realiza para no aburrirse, en el sentido intelectual, y encontrar más cosas”, indica Espinoza.

A partir de estos preceptos presenta Nada es permanente en las dos salas de La Caja. Espacio de Investigación Visual, que está ubicada en el Centro Cultural Chacao de El Rosal. La individual, que se clausura el 3 de abril, está integrada por pinturas, collages y una videoinstalación. La curaduría estuvo a cargo de Alberto Asprino.

En un ejercicio plástico que tiende a la movilidad, los cuadros –creados con pintura industrial y óleo– vinculan el arte con la tecnología. Algo de azar se involucra en los patrones orgánicos y las figuras geométricas que se componen de elementos hallados por Espinoza en su día a día y plasmados en el lienzo.

El recorrido por Nada es permanente lleva al espectador de la pintura al collage. El concepto de estas piezas derivó de los catálogos de inmuebles, aquellas fotografías limpias, determinadas por el orden. Aquí las piezas versan sobre el espacio y la influencia que en él ejerce la alteración de sus elementos. La videoinstalación modifica objetos como en stop motion y un mural de grandes dimensiones involucra al visitante con la idea de un árbol virtual.

“Con superposiciones y colores puedes crear sensaciones. Pero también me gusta recurrir a elementos de mi entorno que se convierten en poesía, que te pueda emocionar de una manera”, agrega el pintor.

La Caja se ha convertido en un sitio para la proyección de los artistas consagrados y emergentes, sobre todo en una época en la que cada vez son menos los espacios. Señala Espinoza: “Cuando estudiaba Artes, el top 10 de uno era la GAN, los museos… Pero ahora los lugares son escasos. Quisiera volver a ver el estímulo para el artista, que no se limita al dinero”.

Nada es permanente
La Caja, Centro Cultural Chacao
Horario: de lunes a jueves, de 1:00 pm a 7:00 pm;
domingo, de 11:00 am a 5:00 pm