• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

George Harrison narrado por Martin Scorsese

Documental HBO / Archivo

Documental HBO / Archivo

El canal por suscripción HBO estrenará el galardonado documental que realizó el director de Taxi Driver sobre la vida del músico británico y guitarrista de The Beatles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como suele ocurrir, Martin Scorsese no se conformó con presentar una simple biografía de George Harrison. El cineasta, habituado a explorar la humanidad detrás de los grandes músicos, se aproximó a la esencia del beatle silencioso que, tras años de fama y fortuna, dedicó su vida a combinar su pasión por el rock n’ roll con una incesante búsqueda espiritual.

Living in the Material World, que estrenará el canal por suscripción HBO el martes, ofrece más que una secuencia de hechos. Desnuda al artista que nació en plena Segunda Guerra Mundial en una casa diminuta en la 12 Arnold Grove, Liverpool, y que luego dejó el vecindario para convertirse en el guitarrista de la banda que cambió para siempre la música pop.

Scorsese no creó una pieza audiovisual de ritmo vertiginoso, con artificios para entretener a los que se aburren con facilidad o convencer a quienes no les interesa el tema. Es un documento de casi tres horas y media, honesto y redondo, que muestra lo luminoso y lo gris del personaje. La música, por supuesto, es un ingrediente fundamental, porque el viaje de Harrison ocurrió principalmente en el mundo de los sonidos.

Comienza a finales de los años cincuenta, cuando el adolescente impresionó a John Lennon y a Paul McCartney con el riff de guitarra de “Raunchy”, un tema que Billy Vaughn y Ernie Freeman convirtieron en hit en 1957. Repasa el veloz crecimiento de The Beatles desde la perspectiva del autor de “My Sweet Lord”; la prisión que representó la popularidad y el nexo especial que existía entre los miembros del cuarteto.

Muestra su evolución como compositor dentro del grupo; desde la primera obra, titulada “Don’t Bother Me” (With The Beatles, 1963), hasta la graduación, que ocurrió en el último disco de la banda, con joyas como “Here Comes the Sun” y “Something” (Abbey Road, 1970). Y refleja el desahogo creativo que representó All Things Must Pass (1970), considerado por muchos críticos el mejor álbum en solitario de cualquier miembro de The Beatles. Gracias a su cercanía con la música hindú y con el ejecutante de citara Ravi Shankar, se convirtió en un pionero de eso que luego llamaron world music.

Harrison organizó el primer show con fines benéficos en la historia. El Concert for Bangladesh reunió a celebridades que tocaron sin recibir nada a cambio. También editó el primer disco de mantras, a través de Apple Records, y formó una banda llamada Traveling Wilburys con sus amigos cantautores Bob Dylan, Tom Petty, Jeff Lynne y Roy Orbison.

Intervienen en la cinta su ex esposa Patty Boyd, su hijo Dhani y su viuda Olivia Harrison. Están presentes McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono y muchos amigos entrañables como el guitarrista Eric Clapton, el tecladista Billy Preston, el percusionista Ray Cooper, el grupo de humoristas Monty Python y el piloto de Fórmula 1 Jackie Stewart.

Scorsese exploró su religiosidad. Harrison fue un joven que salió de casa, penetró un mundo de sueños (The Beatles) y regresó a los 26 años de edad millonario y desorientado. Así que encontró en Krishna un camino hacia la paz interior que le permitió prepararse para el fin, que ocurrió en noviembre de 2001.  

“Tomen del documental lo que quieran”, dijo su hijo Dhani Harrison en una entrevista con la revista GQ: “Es duro. Todos sabemos cómo termina. Mi papá era un tipo muy interesante. Yo todavía estoy aprendiendo de él”.