• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Génesis Rodríguez comparte créditos con Johnny Depp

Génesis Rodríguez continúa en ascenso en Hollywood | Foto EFE / Archivo

Génesis Rodríguez continúa en ascenso en Hollywood | Foto EFE / Archivo

En Tusk también aparece Haley Joel Osment, el famoso niño de Sexto sentido, que vuelve a la actuación tras una pausa de varios años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Génesis Rodríguez, hija de José Luis Rodríguez y estrella ascendente en Hollywood, comparte cartel con Johnny Depp y el ya crecido niño prodigio de Sexto sentido Haley Joel Osment en la comedia de horror Tusk.

La película del cineasta independiente Kevin Smith pone en escena a un presentador de radio en línea que es perseguido por un psicópata misántropo. La estrella planetaria Johnny Depp está irreconocible como detective privado canadiense, mientras Michael Parks (conocido especialmente por Kill Bill) hipnotiza en su papel de peligroso lunático.

Sobre Depp, el director de 44 años de edad señaló que posee un talento fantástico: "Basta con poner una cámara delante de él y dejarlo hacer lo que quiera”.

La película es protagonizada por Justin Long (New Girl) en el papel del arrogante animador de podcast Wallace, que acaba siendo capturado por el hombre que quería entrevistar. La estadounidense-venezolana Génesis Rodríguez es la novia de Wallace, aunque acaba traicionándolo con su mejor amigo y colega en la radio. “Inicialmente Kevin quería que ella lo engañara sin ninguna razón aparente, pero yo le dije: ‘No conoces a las mujeres, una chica necesita una razón’. Así que le dio un motivo”, contó la joven actriz.

La tercera esquina del triángulo amoroso es encarnada por Osment, quien se ganó un lugar en la historia del cine por su frase “I see dead people” en el filme de 1999 Sexto sentido y vuelve a la actuación tras una pausa de varios años que dedicó a la universidad.

El director. Kevin Smith ganó estatura de cineasta de culto con su primera cinta, Clerks (1994), filmada en blanco y negro con 27.000 dólares. Además de ganar el premio de los directores en el Festival de Cine de Sundance, fue clasificada por la revista especializada Entertainment Weekly como una de las 25 películas más divertidas de los últimos 25 años. La producción convirtió a Smith en uno de los realizadores más importantes de la generación X, junto con Todd Solondz y Richard Linklater.

Después dirigió varios largometrajes, básicamente comedias como Chasing Amy (1997) y Dogma (1999), ambas con Ben Affleck. Pero ninguna tuvo el nivel, ni de taquilla ni de crítica, que alcanzó la primera.