• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“El Gabo se emocionaba con todo lo que pasaba en Venezuela”

Gabriel García Márquez | AP

Gabriel García Márquez | AP

El padre del realismo mágico será cremado, pero el paradero de sus cenizas todavía es incierto. El escritor falleció a los 87 años de edad 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gabriel García Márquez es inmortal, aunque haya muerto. Su obra y su vida serán celebradas y recordadas por todo el mundo, aunque sus restos mortales se conviertan en cenizas en las próximas horas.

María Cristina García, directora del Instituto Nacional de Bellas Artes de México, declaró que no se realizarán honras fúnebres para el escritor en esa nación, aunque el lunes se organizará un homenaje al autor en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana. Al acto se espera que asistan el presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos, quien decretó tres días de duelo en su país.

Aída, la hermana menor del premio Nobel de Literatura 1982, sin embargo, tenía la esperanza de que “Gabito”, como le decía, fuese enterrado en Colombia.

Cuando se conoció la noticia de que García Márquez sería cremado el alcalde de Aracataca, Tufith Hatum, solicitó “con todo respeto” que las cenizas del también periodista fueran trasladadas al poblado que lo vio nacer, el 6 de marzo de 1927, para que reposen en la casa-museo que allí se erigió.

El ganador del Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas llosa –con quien el Gabo estuvo enemistado por razones políticas y personales durante años–, expresó: “Ha muerto un gran escritor cuyas obras dieron gran difusión y prestigio a la literatura de nuestra lengua".

 

El Gabo y Venezuela. La relación de García Márquez con la tierra de Simón Bolívar fue larga y estrecha. Comenzó cuando su compatriota y luego su mejor amigo y compadre, Plinio Apuleyo Mendoza, se lo trajo a Caracas para que trabajara en la revista Momento, en 1957. Al siguiente año viviría la caída de Marcos Pérez Jiménez. Pasaría después a liderar la revista Venezuela Gráfica.  De esos meses que pasó en el país nacieron las semillas del nuevo periodismo latinoamericano.

En 1972 volvió para recibir el Premio Rómulo Gallegos por su obra cumbre, Cien años de soledad. “Estoy aquí, amigos, sencillamente por mi antiguo y empecinado afecto hacia esta tierra en que una vez fui joven, indocumentado y feliz”, dijo entonces. El dinero del galardón fue donado al partido MAS por el padre del realismo mágico tras perder una apuesta con su amigo Teodoro Petkoff.

En una de sus muchas visitas al país, en 1983, García Márquez se dejó capturar por el lente de Vasco Szinetar en el baño y en la sala de la casa de Soledad Mendoza, hermana de Plinio. En 2010 se repetiría la sesión de fotos pero en Cartagena de Indias. “Siento gran alegría de poder tener unas fotos tan importantes. Él fue muy amable siempre”, indica el fotógrafo venezolano.

Su amiga Soledad Mendoza, notablemente afectada por su partida, solo pudo decir: “El Gabo se emocionaba con todo lo que pasaba en Venezuela”.





jmarquez@el-nacional.com